Alcohol al volante: quedó libre el novio de Julieta Testa - Mendoza Post
Post: Mendoza PostViernes 2 Ago 2019Viernes, 02/08/19 atrás

Sergio Masso, el joven acusado por la muerte de su novia, Julieta Testa, finalmente quedó en libertad.

El fiscal del caso, Fernando Giunta, hizo lugar al planteo del abogado defensor, Walter Brail, cambiando la calificación de hecho y encuadrando la conducta del acusado dentro de las previsiones del artículo 84 bis del Código Penal, esto es, homicidio culposo agravado.

El elemento determinante para el cambio de carátula fue el peritaje de la Policía Científica que determinó que Testa iba sin cinturón de seguridad.  En ese contexto se define la "autopuesta en peligro" de la víctima, que le resta un grado de responsabilidad al conductor. 

Cabe recordar que Masso, de 20 años, estaba con prisión domiciliaria y fue liberado tras el pago de una fianza de un millón de pesos.

El caso

En la madrugada del 8 de julio, una camioneta Toyota Hilux volcó en el Acceso Sur, a la altura de La Barraca, frente al club Israelíta Macabi.

En el vehículo viajaba una joven pareja. Sergio Masso de 20 y Julieta Testa, de 25, volvían de una fiesta de disfraces. 

Julieta Testa tenía 25 años y era hija del técnico de vóley, Luis Testa.

El chico iba al mando de la camioneta y conducía con 1,42 gramos de alcohol en sangre. En determinado momento, perdió el control del rodado y en la brusca maniobra, ella salió despedida y murió en el acto. No tenía cinturón de seguridad. Masso, sufrió algunos traumatismos y heridas leves. 

Ver: El conductor que viajaba con Julieta Testa se quiso suicidar

En el lugar se vivieron escenas de desesperación. Sergio Masso intentaba a los gritos hacer reaccionar a Julieta. Cuando se dio cuenta que era en vano, intentó suicidarse tirándose debajo de un auto, pero fue contenido por los policías que ya habían llegado al lugar de la tragedia.

Julieta junto a su papá, Luis Testa.

Masso pasó de la comisaría 25 al hospital psiquiátrico El Sauce. Su estado emocional era muy vulnerable y a cada instante repetía que se quería matar debido a la culpa por la muerte de su novia.

Finalmente el 12 de julio fue beneficiado con el régimen de prisión domiciliaria.. No obstante, su estado psicológico continuaba vigente, amenazando con atentar contra su vida. Este cuadro fue determinante para que la Justicia considere la falta de intención de Masso de matar a su novia, Julieta.