La paranoia de la AFA dejó a Mendoza sin su Superclásico - Mendoza Post
Jueves 1 Ago 2019Jueves, 01/08/19 atrás
porEmanuel Tristán
Editor de Deportes

Este jueves se confirmó oficialmente lo que ya se sabía desde hacía algunas semanas: la Primera B Nacional (ahora llamada Primera Nacional) no tendrá partidos clásicos ni duelos interzonales. 

En consecuencia, Independiente Rivadavia y Gimnasia y Esgrima no se verán las caras durante la fase regular, como así ningún otro participante del torneo enfrentará a su archinémesis.

La decisión, amarga por donde se la mire, se basó en la inseguridad y el riesgo de afrontar partidos así. El argumento, entonces, es incluso peor que la misma determinación: en vez de trabajar para eliminar a los violentos de las tribunas, castigan a los que verdaderamente disfrutan del fútbol, que son la mayoría.

Los que verdaderamente aman el fútbol pagan los platos rotos culpa de algunos violentos

Pero la movida va más allá, puesto que también atacan a la economía de los clubes. ¿O en la AFA desconocen que los clásicos siempre motivan una mayor cantidad de público en las canchas?

Otro tema que suma al debate y a la impotencia es que hacen pagar a todos por igual porque los hinchas de Chacarita y Chicago (por poner un ejemplo) se matan entre ellos cada vez que sus equipos se enfrentan.

Entre el 2015 y el 2018 se jugaron cuatro Lobo - Lepra. Tres fueron con público local y uno en el Estadio Malvinas Argentinas con ambas parcialidades. Unos ganaron, otros perdieron, pero no voló ni una piedra.

El año pasado Gimnasia e Independiente jugaron en el Malvinas con ambos públicos y fue una fiesta.

Ahora los mendocinos no vamos a tener nuestro Superclásico propio porque en las oficinas de calle Viamonte unos tipos con traje no se animaron a concretar una propuesta (la de jugar dos interzonales clásicos) que era muy interesante desde todos los puntos de vista.

El fútbol viene agonizando desde hace varios años, el oxígeno del respirador artificial cada vez alcanza menos y en cualquier momento se viene el tiro de gracia. 

¿La AFA querrá llegar a esto?