Datos: por qué Cristina puede perder en Mendoza - Mendoza Post
Miércoles 31 Jul 2019Miércoles, 31/07/19 atrás
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

Dicen que el miedo es un gran movilizador de voluntades. Algo así podría estar ocurriendo con la intención de voto a presidente en Mendoza, una provincia en la que hace apenas semanas, los principales consultores mendocinos y de afuera tenían al binomio Alberto Fernández-Cristina Fernández al tope de las preferencias con siete a quince puntos de ventaja sobre Macri-Pichetto. Sin embargo, durante el mes de julio, algo cambió.

El último estudio de Reale Dalla Torre, conocido en la noche del domingo, dio un empate en 36 puntos entre las fórmulas de Cristina y Macri en la provincia, para las PASO presidenciales del 11 de agosto, en la que además se eligen candidatos a diputado nacional. Pero hubo en esa encuesta otros datos secundarios, que podrían marcar el rumbo de la elección. Por un lado, las expectativas económicas siguen siendo malas. El 66,1 % de los consultados es "pesimista" en una visión de corto plazo, hacia fin de año. Pero al mismo tiempo, desde abril hasta hoy la fórmula de Macri creció 16 puntos en intención de voto contra sólo cuatro puntos de crecimiento para la de ambos Fernández. ¿Cómo se entiende? La economía va mal y los votantes son pesimistas. El diferencial de imagen es mejor para Cristina que para el presidente. Pero Macri crece. Y se explica por el miedo al regreso de Cristina, que Martha Reale midió en el 49 %. Casi constante desde mayo. Aquí, el cuadro:

Ya en la madrugada del lunes y luego durante todo el día, y también ayer, el peronismo y el kirchnerismo salieron a criticar muy fuerte la encuesta de Reale Dalla Torre. La réplica fue en masa, a partir de un posteo del diputado de Unidad Ciudadana Lucas Ilardo. Las protestas contra la encuestadora tuvieron bastante actividad en las redes sociales. No ocurrió lo mismo cuando la consultora cuestionada daba ganadora a Cristina en la provincia.

Leé también: Encuesta: Cornejo "levantó" a Macri y podrían ganar la PASO

Hay otros datos del estudio de Reale-Dalla Torre que suman a la percepción de "gana Macri" en Mendoza. El central, ya lo explicamos el domingo, es la imagen, la intención de voto, y la valoración de gestión del gobernador. Es el as de espadas de Cambia Mendoza, y pesa fuerte en la boleta. Pero hay otros síntomas que tienen que ver exclusivamente con Macri y Cristina:

- Al 49 % de los consultados, les genera "miedo" el regreso de Cristina al poder, aun teniendo en cuenta que no es candidata a presidenta, sino a vice. Sólo al 34 % le parece "esperanzador" un triunfo de la fórmula que incluye a la ex presidenta.

Macri y Cristina visitaron la provincia en el último mes.

- El 50,9 % de los consultados tuvo "sentimientos negativos" sobre La Cámpora. Un 34,2 siente "rechazo", otro 16,7 % "miedo" y un 33,3 % "indiferencia" respecto de la agrupación, que en la cabeza del votante funciona relacionada a Máximo Kirchner. En Mendoza, Unidad Ciudadana es la "locomotora" del peronismo. Lleva a Anabel Fernández Sagasti, nacida políticamente en La Cámpora, y a Marisa Uceda, cristinista "pura" al tope de las boletas. La primera a la gobernación luego de derrotar a Alejandro Bermejo, (se vota el 29 de setiembre) y la segunda, a diputada nacional.

- La intención de voto a presidente "por espacio" favorece a Cambiemos/Cambia Mendoza 37,3 a 35,6. Con boleta simulada, el empate es en 36 puntos.

- Cornejo mide 15 puntos más que la candidata Marisa Uceda del kirchnerismo: 48 % a 33,4 %-

- El 52,3 % cree que Cornejo va "defender mejor los interesas de Mendoza" que el resto de los candidatos. Le sigue Uceda con 29 %. Marcelo Romano (Lavagna-Protectora) y Lautaro Giménez (FIT) están por debajo del 7 %.

- La candidata a diputada nacional por Mendoza, Marisa Uceda, no le suma a Cristina. Tiene un 73,9 % de desconocimiento.

- En abril, el espacio kirchnerista medía 32 % contra un 20 % de Macri. Hoy, están empatados en 36 puntos.

- En un mes, la fórmula de Macri creció el doble que la de Alberto y Cristina en nuestra provincia.

- Tres de cada diez votantes de la "tercera vía" (Roberto Lavagna o José Luis Espert) están dispuestos a cambiar su voto para evitar un triunfo del kirchnerismo. Medido sobre el universo de los que no votan a Macri-Pichetto o Fernández-Fernández.

- El 48,7 % está de acuerdo en que en estas elecciones se juega "volver al populismo". Este dato marca la grieta, y acentúa la polarización.

Aquí, puede visualizarse y descargarse la encuesta completa:

Dato sorprendente

Es obvio que los encuestadores están midiendo un cambio de ánimo en el votante mendocino, que no está apoyado en la economía. Una síntesis apretada diría que eligen a Macri por temor a Cristina, y cierto rechazo a La Cámpora; y porque va Alfredo Cornejo en la boleta.

Hay otro dato que ilusionó a los hombres y mujeres del gobierno. Una encuesta que aún no ha sido publicada, mostraría un cambio fuerte en la intención de voto a presidente. Se trata de dos mediciones en realidad, tomadas con un mes de diferencia en el departamento de Godoy Cruz, que es oficialista y donde Cornejo y Tadeo García Zalazar empujan el voto hacia el lado de Cambia Mendoza/Cambiemos. El 29 de junio, en Godoy Cruz, Macri le ganaba a Cristina 32 puntos a 30, por dos puntos. Probablemente, uno de los pocos departamentos en los que se imponía entonces el presidente. Hoy, la misma consultora mide que Macri le gana a Alberto y Cristina en Godoy Cruz 47 a 27. "Es obvio que algo cambió" dice una fuente.

Alberto Fernández con Roberto Navarro.

El kirchnerismo viene de un mes malo de campaña. Las contradicciones entre los "cristinistas puros" y los peronistas "albertistas" y moderados fueron fuertes. Sembraron dudas sobre qué harían con la economía, pasaron parte del tiempo explicando que no harán lo que muchos piensan que harían -defaultear-romper con el FMI, o alguna imprudencia semejante- y a ello hay que agregar los exabruptos de militantes famosos de Cristina. Dady Brieva y los intelectuales K contra jueces y periodistas con expresiones brutales y a favor de los delincuentes comunes y de la corrupción, Aníbal Fernández comparando a María Eugenia Vidal con un femicida múltiple, los ataques de Cristina desde el escenario de las presentaciones de su libro, y hasta las promocionadas vacaciones de Nancy Duplá y Pablo Echarri en Mallorca. Los destrozaron en las redes. Todo resta.

La semana pasada, Cristina pasó por el auditorio Papa Francisco en San Martín. Difícilmente haya movido la aguja electoral. Sólo les habló a sus votantes más fanáticos, recitando su elenco estable de enemigos. Ni una idea nueva, ni una propuesta, ni una autocrítica, ni una palabra sobre la corrupción. De postre, cometió la exageración de comparar la situación alimentaria de Venezuela con la de Argentina. Su presidencia fue un sostén importante del régimen autoritario de Nicolás Maduro. Ella sabe lo que pasa en Venezuela desde hace años, pero prefirió mentir deliberadamente por razones electorales.

Esta carrera electoral arrancó meses atrás con ventaja de Cristina -luego Alberto y Cristina- muy considerable, y con un gobierno nacional pleno de desaciertos y malos números de la economía: pobreza, desempleo, desinversiones, cierres de comercios, inflación, tarifas... Y sin embargo, se llega a estas PASO parejas a nivel nacional, y con aire de triunfo oficialista en Mendoza.

Sólo puede explicarse, porque el peronismo ha decidido pegarse un tiro en el pié, agitando un regreso que -dice la encuesta- la mitad de los mendocinos rechaza.