El regreso de la estafa de Nu Skin a Mendoza - Mendoza Post
Sábado 27 Jul 2019Sábado, 27/07/19 atrás
porChristian Sanz
Secretario Gral. de Redacción

Y un día iba a pasar. Nu Skin, aquella empresa piramidal que ha timado a propios y ajenos, volvió a Mendoza. A través del tristemente célebre esquema Ponzi, utilizado hasta el hartazgo para cometer estafas de todo tipo, la firma ha decidido regresar a la provincia para volver a hacer de las suyas.

En 2015, el Post reveló por primera vez sus engañosas prácticas y le costó caro: 11 cartas documento e infinidad de llamados de abogados, argentinos y extranjeros. No les sirvió para mucho, ya que este diario publicó en total una docena de notas de idéntico tenor.

Ello provocó que Nu Skin decidiera poner "pies en polvorosa" y fugarse de Mendoza ante la ola de escraches en las redes sociales. Pero fue solo por un tiempo.

Algunas de las cartas documento que llegaron al Post

Ahora, como se dijo, han regresado con energías recargadas y con ganas de seguir estafando a propios y ajenos.

Los argumentos son los mismos que entonces, aunque en esta ocasión han decidido mejorar su comunicación: han reforzado el reclutamiento a través de las redes sociales, con la inclusión de YouTube, Linkedin e Instagram.

Desde allí "invitan" a los incautos a "construir" su "propio negocio", ser "independientes" y ganar dinero sin límites. Eso sí, para lograrlo hay que pagar el ingreso a la empresa, un monto que oscila entre los 1.500 y 2.000 dólares.

Un gran marketing para esconder un engaño

A diferencia de pirámides como el Telar de la abundancia, en Nu Skin sí hay productos que se comercializan. Pero son tan onerosos -y proclaman milagros que no son tales- que lo único que lo vuelve rentable es la captación de nuevas víctimas.

Se explicó una y mil veces: solo ganarán los que están al tope de la pirámide. Los demás solo perderán dinero y tiempo... y amistades, que escapan a la conducta sectaria que van incorporando los que ingresan al sistema.

En Mendoza, uno de los que despunta en la captación de eventuales crédulos es Javier Scandura. Lo hace desde Linkedin, lo cual es toda una novedad. A su vez, arenga a través del siguiente video en YouTube, en el cual describe el negocio de manera engañosa. Exagerando cifras y omitiendo los elementos que "no cierran".

Otra de las que recluta en la provincia es Maria Salvo Alcaraz, a través de su página de Facebook y un curioso perfil de Instagram llamado "Under the kin".

Desde allí ofrece "trabajar independiente, en todas partes", ser "tu propio jefe y empleado". A ese respecto, convoca: "Busco personas con ganas de emprender, sin riesgos, abiertos a una propuesta inteligente y con mucho potencial de crecimiento. Personas que busquen algo más, con poco tiempo, pero muchas ganas. Para trabajar en equipo, online".

En su cuenta de Instagram ofrece algunos productos de Nu Skin, como la "galvánica facial" -Galvanic spa, en inglés- una especie de tecnología del tamaño de un teléfono celular "que emite corriente galvánica con el fin de lograr un efecto lifting en el rostro sin riesgo alguno".

Supuestamente, siempre según la proclama de la empresa piramidal, el aparatito sirve para que las cremas y productos tengan un impacto ¡cinco veces superior sobre la piel!... muy interesante y hasta promisorio, pero no hay comprobación científica de que la corriente galvánica haga tal milagro.

Como sea, el regreso de Nu Skin promete no pasar desapercibido. Habrá, sí, más gente preparada que antes, a la cual será más complicado engañar. No obstante, habrá siempre nuevos incautos.

Es que, como dice aquella vieja frase que este cronista no se cansa de citar, "a cada minuto nace un idiota".