Agravan la acusación por abuso sexual contra el hijo de uno de Los Nocheros - Mendoza Post
Post: Mendoza PostViernes 26 Jul 2019Viernes, 26/07/19 atrás

La Justicia de Salta resolvió agravar la acusación contra Marcos Lautaro Teruel por el delito de "abuso sexual con acceso carnal agravado por ser cometido por dos o más personas", a la vez que sumó un nuevo imputado a la causa, Silvio Ezequiel Rodríguez, detenido en Córdoba, informaron hoy fuentes judiciales.

Así lo resolvió el fiscal penal 1, de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, Sergio Federico Obeid, quien llamó a una audiencia de imputación a Silvio Ezequiel Rodríguez, Marcos Lautaro Teruel y Gonzalo Isaac Farfán para informarles sobre el cambio de la acusación.

De acuerdo al fiscal, "al surgir que el hecho investigado resulta diverso y más complejo" que la denuncia que había originado la causa.

El cambio en la imputación es por la denuncia que en junio pasado realizó una joven de 19 años, quien aseguró que Teruel, hijo del cantante de Los Nocheros, había abusado de ella en un local nocturno en el verano de 2014 junto a otras dos personas.

"Abuso sexual con acceso carnal agravado por ser cometido por dos o más personas", la acusación contra Teruel.

Según lo denunciado, el acusado habría aprovechado que la niña frecuentaba su casa para vulnerar su integridad. Obeid ordenó ahora la ampliación y modificación del decreto de citación a la audiencia de imputación y les atribuyó, en calidad de coautores a Rodríguez, Teruel y Farfán, el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por ser cometido por dos o más personas.

Teruel, además está imputado en otro caso por los delitos de exhibiciones obscenas agravadas (dos hechos) y abuso sexual con acceso carnal (dos hechos) en concurso real.

Ver: Los Nocheros, sin Mario Teruel, se presentan en Mendoza

Esta causa se inició a partir de la denuncia de la mamá de una adolescente, quien denunció ante la Justicia abusos reiterados contra su hija por parte de Teruel, de 27 años. Según la mujer, los abusos se habrían cometido desde que la niña tenía 10 años hasta los 17.