"Pindonga y Cuchuflito" mendocinos: emprendedores que crecen - Mendoza Post
Jueves 25 Jul 2019Jueves, 25/07/19 atrás
porAna Montes de Oca
Periodista

"Pindonga y Cuchuflito" se convirtieron en el símbolo de lo que comúnmente llamamos segundas marcas. La expresidenta Cristina de Kirchner las puso en boca de todos cuando, en una de sus presentaciones, dijo que "Esto es un régimen no capitalista, donde la gente no puede comprar lo que quiere. Ahora aparecen marcas como La Pindonga o Cuchuflito que nadie conoce."

Con esas palabras, la precandidata a vicepresidenta por el Frente de Todos, quiso refrendar lo que había dicho unos días antes acerca de que el gobierno de Macri era "soviético".

Al parecer, la exmandataria desconoce que es la proliferación de pymes y microemprendimientos lo que constituye la base del capitalismo. Esto se puede demostrar a través del "Catálogo de la Economía Social", que tuvo un impresionante crecimiento durante el gobierno de Alfredo Cornejo.

Se trata de una iniciativa que busca abrirle mercados a los pequeños emprendedores de la provincia. A través de la dirección de Economía Social que depende del ministerio de Desarrollo, un equipo evalúa la viabilidad de los emprendimientos, capacita a los emprendedores en temas como cálculo de costos y rentas, márketing, redes sociales, les otorgan créditos para herramientas y los ponen en contacto directo con el consumidor.

Más capitalista que eso no se encuentra.

Capacitación a emprendedores 

Crecimiento = desarrollo

El Catálogo pasó de ofrecer 120 productos en 2016 a 2100 en 2019.

A diferencia de las segundas marcas que, justamente, son producidas por grandes empresas como opción más económica que la marca tradicional, estos emprendedores son los verdaderos Pindonga y Cuchuflito. 

Te puede interesar: "Para la Fem el agro mendocino necesita un sistema financiero estable"

"Estan muy enojados con los dichos de la ex presidenta, porque ellos generan su propio trabajo y, en muchos casos, dan trabajo a otros. Aunque no lleguen a ser Pymes, están muy orgullosos porque no dependen de nadie sino que aprendieron a salir adelante con su propio esfuerzo, y crecieron mucho", transmitió Lorena Meschini, directora de Economía Social y Asociatividad.

"No es gente que está pidiendo ayuda directa sino posibilidades de comercialización", remarcó la funcionaria. En criollo, no piden planes ni subsidios, sino mercado.

Las ferias convocan cada vez más clientes

La dirección elaboró entonces el Catálogo para que los consumidores pudieran ponerse en contacto directo con los productores, pero además, les brinda espacios en diversas ferias fijas o itinerantes, en los distintos departamentos y también en diversas actividades culturales.

En cuanto comienzan a vender, los microemprendedores tienen un crecimiento exponencial. "El desarrollo es inmediato. Al poco tiempo empiezan a pedirte ayuda para adquirir más insumos o mejorar las herramientas para ampliar la producción. Ternemos muchos casos, uno por ejemplo es un hombre que trabaja con cuero. En un par de años ya montó un taller en su casa y trabaja con sus hijos", indicó Meschini.

Tía Clara, una marca que ya suena

También hay marcas que van haciéndose conocidas como el de las conservas "Tía Clara". Según la funcionaria, ha tenido un crecimiento importante a raíz de la gestión de la dirección para otorgarle un crédito ( a una tasa del 17% anual) para la compra de insumos.

"Compraron una olla más grande", detalló Meschini.

Una olla más grande es sumar capital, invertir. Es capitalismo. Es crecimiento económico. Es desarrollo social.