El ciclista atropellado por el conductor borracho tiene pronóstico reservado - Mendoza Post
Post: Mendoza PostMartes 23 Jul 2019Martes, 23/07/19 atrás

 El ciclista atropellado el miércoles pasado por un conductor ebrio en el barrio porteño de Agronomía continúa en "grave estado" y con "pronóstico reservado", según el último parte del Sanatorio Finochietto, donde está internado en terapia intensiva.

"El señor Sebastián Devoto continúa internado en Unidad de Terapia Intensiva en grave estado. Bajo el estricto seguimiento del equipo de Terapia, fue evaluado por neurocirugía y traumatología", precisó el sanatorio en su comunicado de las 17.

El parte agregó que el ciclista está en "condiciones críticas" y con "pronóstico reservado".

Devoto, de 28 años, se dirigía a su trabajo en bicicleta el pasado miércoles a las 5.40 cuando, al 3700 de la avenida Beiró, fue atropellado pon un automóvil Volswagen Gol que circulaba en la misma dirección y a gran velocidad, y que luego del incidente se fugó.

"Nosotros tenemos auto, pero él estaba yendo a trabajar en bicicleta porque quería hacer actividad física y así también ahorrábamos unos pesitos", contó a Télam Ana Lence, esposa de Devoto, quien es además querellante en la causa por "lesiones graves agravadas en concurso real con lesiones leves".

Al volante del Gol iba Miguel Ivanovich, quien fue detenido minutos después tras protagonizar un segundo choque, esta vez con otro auto y a 10 cuadras del primero, de donde también intentó huir.

El alcoholímetro constató que circulaba con 2,14 gramos de alcohol en sangre, es decir, tres veces más de lo permitido.

Sebastián Devoto tiene pronóstico reservado.

Dos días después, el juez en lo penal contravencional y de faltas de la ciudad de Buenos Aires, Juan José Cavallari, convirtió en prisión preventiva la detención de Ivanovich.

En la misma resolución, Cavallari declinó su competencia y trasladó las actuaciones al juzgado en lo penal contravencional y de faltas 21, a cargo de la jueza Cristina Beatriz Lara.

"Lo que falla y hace que se sigan produciendo estos hechos son las condenas penales, que son un chiste. Tienen que cambiar muchas cosas y el que sube alcoholizado a manejar tendría que pasar 50 años adentro aunque no haya accidente, porque es un peligro para todos", opinó Lence, que tiene dos hijos de tres y siete años con Devoto.