Descubriendo el inconciente - Mendoza Post
Sábado 13 Jul 2019Sábado, 13/07/19 atrás
porJorge Rozen
Médico psiquiatra psicoanalista

Te quiero relatar una experiencia que me dio una muestra acerca de esa palabra que tenemos tan incorporada al lenguaje corriente y sobre la que, muchas veces, no conocemos la profundidad que implica.

Creo que no se trata de difundir o defender una teoría, para quien tenga la curiosidad, el gusto de explorar, viene bien, nos hace más amplios exponernos a lo que no conocemos. Asombrarnos, como me ocurre a mí, con el hecho de que hay un otro lado de las cosas. Más allá de que existe abundante literatura especializada que explica teóricamente estos fenómenos, verlos y escucharlos por uno mismo, es una dimensión que quiero compartir.

Frecuentemente nuestro conocimiento del mundo está limitado por lo aprendido, la costumbre, lo establecido, lo que cómodamente se respalda en una lógica lineal que es evidente y aceptada por todos.

Nuestro conocimiento está limitado por lo aprendido

Si en la historia de la humanidad a nadie se le hubiera ocurrido inventar la bicicleta, es posible que si hoy nos encontráramos por primera vez con una, muchos, casi todos, no entenderíamos de qué se trata, ni cómo funciona. Ni hablemos de Galileo y Copérnico, la Tierra no era el centro del sistema solar.

Un ejemplo clínico

Andrea, de veintiséis años, tenía un gesto tenso, daba la impresión de estar entre el enojo y la vergüenza, algo pasaba con su pelo, castaño claro, casi rubio, tenía muchos rulos y lo llevaba atado de tal forma que parecía un penacho muy desordenado en el centro de su cabeza, sus labios siempre estaban apretados y tenía unos ojos enormes de color violeta, de su cuerpo no se podía saber nada, la recuerdo usando ponchos que llegaban casi hasta el piso. Tengo una amiga que suele decir que no hay mujeres feas, sólo se trata de si saben o no arreglarse, si es por esto, podría decirse, que ella hacía todo lo posible para pasar por fea.

Su primera sesión fue cuando su breve matrimonio había terminado. El juez que los casó debió interrumpir la ceremonia varias veces porque todos los presentes, incluida la pareja, hacían ruidosas bromas. Este hecho fue como premonitorio, adelanto de la pobreza y endeblez del vínculo, en pocos meses se separaron.

El matrimonio duró pocos meses

Relato de una sesión

Comenzó narrando un episodio de su infancia, más o menos tenía ocho años, jugaban con su hermana, dos años menor, en el mar, estaban muy cerca de la playa, pero había un pozo y las olas les impedían volver, comenzaron a desesperarse, alguien se dio cuenta de lo que estaba sucediendo e inmediatamente se formó un grupo que las rescató. Ella dijo: "Recuerdo que mi papá estaba quieto, paralizado, con un gesto de angustia y terror, no se había podido mover de la playa. Esa imagen nunca se me fue de la cabeza"

Luego continuó narrando situaciones en las que el padre aparecía como una figura muy débil, sin ningún éxito, siempre tuvieron una posición económica frágil y su madre solía poner en evidencia los fracasos de él. En ese momento pensé, que sus dificultades para sentirse valiosa como mujer y el fracaso en la pareja que había formado, estaban fuertemente influidos por el modelo que le dieron sus padres.

Un sueño "La vía regia hacia el conocimiento de lo inconciente*

Ya casi terminando la sesión, tras un silencio, y como desconectado de lo que venía hablando, dijo que tenía un sueño que cada tanto se repetía, lo contó así: "Sueño, con mucha angustia, que me hundo en una montaña de puré de papa".

Mi interpretación de su sueño fue esta: "Claro, sentís, con mucha angustia que te hundís, en un papá hecho puré" -Los sueños, generalmente representan sucesos vividos traumáticamente, ideas, pensamientos a través de imágenes, que expresan mediante desplazamientos de significado, como papa /papá, y condensaciones, muchos significados en una palabra o imagen, en el "hundirse en una montaña de puré de papa" estaba la experiencia de hundirse en el mar, hundirse en la pareja de los padres, el hecho de que el puré de papa/papá lo hacia la madre, hundirse en sus fracasos como mujer y pareja.

Los sueños pueden representar sucesos traumáticos

Los libros y la experiencia dicen que la madre, o alguien que cumpla esa función, es quien introduce a la niña en la valorización de su feminidad, sus juegos infantiles, el comienzo del desarrollo, el crecimiento de sus pechos, la primera menstruación, la coquetería, su primer corpiño, los primeros cosméticos, la ropa y a través del deseo por el padre, a una elección de pareja. Sé que, muy posiblemente, alguien leerá esto desde la oposición feminismo machismo, pero no confrontemos tan pronto, prometo abordar ese polémico tema en una próxima nota.

Quiero agregar que nuestra mente, y en particular los aspectos femeninos que tenemos hombres y mujeres, se construyen alrededor de la valoración del cuerpo, de algo que llamamos "Narcisismo", y si este es frágil, esa construcción es más difícil de lograr. Creo que los padres de Andrea estaban sumergidos en un terrible desencuentro, la madre era muy hosca y severa, no la condujo a una feminidad lograda. Su padre, muy débil, no estaba en el deseo de esa madre, como consecuencia, ella no se descubrió como mujer y, como era de esperar, tampoco encontró un amor que la sustentara en ese proceso.

El inconciente, en parte, está constituido por aquello que los padres y la historia familiar trasmiten a los hijos más allá de las palabras, de inconciente a inconciente -no se trata de hacer puericultura, no pasa por aprender un repertorio de frases y conductas adecuadas para con los hijos-. Los padres trasmiten, sin proponérselo, todo, aquello que son, temen y desean en lo más profundo, y eso, bueno o malo para los hijos, será un "Destino"**

El inconciente se vive como un destino

Los analistas trabajamos junto a nuestros pacientes en la tarea de hacer conciente aquello que dirige sus vidas a la manera de un "Destino". El resultado es que conociendo aquello que era desconocido, inconciente, tenemos más posibilidades de hacer elecciones concientes y, por lo tanto, más aproximadas a la realidad. -Análisis, significa conocer aquellos elementos de los que algo está compuesto, en este caso "El Destino". Síntesis, lo opuesto, es lo que podrá hacer un paciente con ese conocimiento, cambiar, no repetir, no ser esclavo de un "Destino" y esas nuevas elecciones ocurrirán sin la intervención del terapeuta-

Quiero a agregar que este fue un tratamiento exitoso, no siempre es así, a veces hay mucha inercia, resistencia al cambio, no todo el mundo puede analizarse, pero en el caso de Andrea, con el tiempo, comenzó a disfrutar de ser mujer e hizo una mejor elección de pareja.

Por último quiero agradecerle a ella por todo lo que me ha enseñado, y a través de ella, también, a todas las personas con las que hemos trabajado en esta tarea de hacer conciente lo inconciente.

*Sigmund Freud, Capítulo VII de "La interpretación de los sueños"

**Sigmund Freud, en un artículo titulado "Inhibición, Síntoma y Angustia" dice: "la angustia frente a la proyección del superyó en los poderes del destino". (El superyó resulta de la decantación de la influencia de los padres y la cultura).