Tres respuestas al caso de la muerte de Julieta Testa - Mendoza Post
Jueves 11 Jul 2019Jueves, 11/07/19 atrás
porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

La voz de Luis Testa, abatido por la muerte de su hija Julieta, resonó entre los mendocinos que lo vieron por televisión (en el Noticiero de Canal 9) y lo escucharon por radio (en "Te digo lo que pienso" de Nihuil). Fue un sentimiento de condolencia generalizada.

También se notó un pesar compartido por los dichos de Rodolfo Masso, padre de Sergio, el novio de Julieta y conductor de la Toyota Hilux en la que viajaba con ella la madrugada del lunes 9 por el Acceso Sur, en Guaymallén.

Una mala maniobra que produjo un desastre en el que terminó muriendo la chica de 25 años abrió una serie de interrogantes. El fiscal de la causa, Fernado Giunta, va despejando los puntos dudosos para encontrar las evidencias que le permitan sostener la imputación contra Sergio Masso de homicidio simple con dolo eventual.

La camioneta en la que viajaban Masso y Testa.

Preguntas y respuestas

1- Los familiares de Masso dicen que Julieta estaba descompuesta. 

En la causa no surge que Julieta Testa estaba alcoholizada y sin cinturón de seguridad.  No hay necropsia aún y el estudio toxicológico de los cadáveres demanda unos diez días. Nadie advirtió olor a alcohol en el vehículo y no hay testigos que digan que ella haya estado bebiendo

Leé además: La explicación del padre del novio de Julieta

 2- Dicen que la chica viajaba sin cinturón de seguridad lo que hizo que terminará disparada por la inercia al momento de producirse el despiste de la camioneta.

Es una presunción lo del cinturón de seguridad porque salió despedida del rodado. Una vez que se hayan hecho los peritajes de la mecánica del accidente y esté el informe de Policía Científica se podrá afirmar si Julieta llevaba el cinturón puesto o no.

Julieta y su padre Luis Testa.

3- Dicen que la camioneta al momento del derrape iba a una velocidad de más de 120 kilómetros por hora.

Lo de la velocidad sí lo refirieron los testigos que declararon. Nadie dio una velocidad precisa pero si afirmaron que iba por encima de la máxima permitida en el Acceso, de 110 kilómetros por hora, ya que ellos, los testigos, iban a esa velocidad.