El Gobierno denuncia que el kirchnerismo vendió YPF con "acuerdos falsos" - Mendoza Post
Post: Mendoza PostMiércoles 10 Jul 2019Miércoles, 10/07/19 atrás

El Gobierno denunció ante la Justicia de los Estados Unidos por "fraudulenta" la venta del 25% de las acciones de la petrolera YPF concretada durante el Gobierno de Cristina Kirchner, en el marco del juicio iniciado por un fondo buitre que pretende cobrar US$ 3.000 millones por la "expropiación" de la principal compañía argentina, trascendió hoy.

El estudio que defiende a la Argentina denunció que la entonces jefa de Estado permitió la firma de "acuerdos falsos", por lo que consideró que un fondo buitre "carece de derechos a cobrar indemnización alguna".

El Gobierno sostuvo que la ?compra' del 25% de las acciones de YPF-Repsol por parte del Grupo Petersen en el 2008 se hizo "bajo un procedimiento fraudulento" y "sin poner un peso".

El escrito fue presentado el lunes por la noche ante la jueza de Nueva York Loretta Preska, confirmaron fuentes oficiales.

Allí, la administración de Mauricio Macri sostuvo que la operación fue de "legalidad nula".

La presentación incluye la versión taquigráfica de un discurso del ex ministro de Economía y actual precandidato a gobernador bonaerense, Axel Kicillof, en el cual sostiene que no se iban a "respetar los estatutos de YPF ante los reclamos de los accionistas", y que es uno de los ejes del debate judicial.

La compra

Las empresas del grupo Petersen compraron en 2008 a Repsol 15% de las acciones de la compañía y luego un 10% adicional en 2011, por US$ 3.500 millones.

Pero la Argentina sostiene que lo hicieron "sin desembolsar un centavo", ya que se le permitía "hacer uso de los futuros dividendos de YPF para comprar sus propias acciones", según el escrito presentado.

En 2012, el Gobierno de Cristina Kirchner estatizó el 51% de YPF que estaba en manos de Repsol.

Dos empresas del grupo Petersen, controlado por la familia Eskenazi, eran dueños de otro 25% de YPF.

Estas dos compañías fueron a la quiebra en 2015 y los derechos de litigio contra el Estado argentino fueron adquiridos por el fondo buitre Burford por solo US$ 15 millones.

Ahora, ese fondo podría multiplicar por 200 sus ganancias, si la Justicia norteamericana le da la razón.