Puntas de la madeja mendocina de Alberto Fernández - Mendoza Post
Sábado 6 Jul 2019Sábado, 06/07/19 atrás
porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

"En los peores momentos y cuando más nervios hay, es cuando hay que poner más calma, como lo demuestra Alberto". La frase es de quien en 2001 le aconsejó a Roberto Iglesias hacer una cuasimoneda que terminó siendo el "Petrom". Lo dijo delante de los periodistas que en Casa de Gobierno presenciaron aquel cónclave, cuando el país estaba incendiado por la debacle financiera.

Es Juan González Gaviola el ex vicegobernador peronista de Mendoza en el periodo 1999-2003, cuando gobernó el radical Iglesias.

Ahora a González Gaviola se lo vio junto a los dirigentes justicialistas cuando aguardaban al candidato a presidente Alberto Fernández, que ayer desplegó una intensa actividad en Mendoza.

Momento en que los Fernández, Anabel y Alberto ingresaron a dar la conferencia de prensa.

El médico y cuñado de José Octavio Bordón fue titular de la Superintendencia de Riesgo de Trabajo (área bajo la órbita de Alberto Fernández cuando era jefe de Gabinete) y luego director del PAMI en buena parte del periodo kirchnerista.

El Juancho llegó al Hotel Diplomatic para tener un reencuentro con el ahora presidenciable de CFK.

"Yo fui el primer vicegobernador que me alineé con Néstor Kirchner y a partir de ahí hubo una relación directa con Alberto", explicó en medio del gentío que se arremolinaba alrededor de Fernández.

De frente Fernández lo ve a González Gaviola (de espalda de verde) al fondo de la imagen Cafiero, con el celular registrando el momento.

Fernández abrazó a González Gaviola cuando llegó al recinto y al final de la conferencia hablaron e inmediatamente el candidato lo puso frente a Santiago Cafiero el coordinador de la campaña presidencial. En pocos minutos contó lo que había hecho como multifuncionario a lo largo de más de 30 años.

"Estoy para colaborar como le dije a Santiago, creo que la experiencia es útil. Mientras esperamos, como dice Alberto, ver el país que dejará Macri. El acuerdo que firmó con la Unión Europea ya lo rechazan en Francia y en España. Y ahora quiere hacer un acuerdo con el ALCA con Trump que cierra la economía de su país", analizó González Gaviola.

Cafiero III

Santiago Cafiero es el nieto del mítico y recordado peronista Antonio e hijo del frentista Juan Pablo. Es un politólogo de 40 años y es la mano derecha de Alberto Fernández en este periplo de campaña.

Es un dirigente crecido en la militancia desde los 15 años y que a la par se formó en la UBA y luego se especializó en políticas públicas y orientado a los asuntos fiscales.

Enfático fue Fernández sobre el destino del país después de Macri.

Su desarrollo político lo ancla al llamado Grupo Callao. "Armó un grupo que tomó el nombre de la avenida donde se encontraban, Callao. Nada de referencias a próceres ni ideales. Allí se juntaron los economistas Matías Kulfas y Cecilia Todesca Bocco -ex funcionarios del Banco Central en tiempos del cepo cambiario, aunque después críticos de ese control férreo de capitales-, su colega Fernando Peirano -ex subsecretario en el Ministerio de Ciencia- y los platenses Guillermo Chávez y Victoria Tolosa Paz, concejal y esposa del ex secretario de Medios K Enrique "Pepe" Albistur", dice un informe de mayo publicado por la revista Noticias sobre el perfil del Cafiero nieto.

Leé además: Alberto Fernández y sus dudas sobre el país de Macri

El organizador de la agenda de Fernández también ha tenido un recorrido como funcionario bonaerense durante la administración de Daniel Scioli a quien rescata como referente aunque sostiene diferencias estratégicas.

AFS presta atención a su candidato a presidente quien admitió el cariño que siente por Cornejo.

Diez minutos políticos

Estos movimientos no duraron más que 1o minutos netos entre los pliegos del cortinado electoral. 

El escenario montado por el peronismo local con Anabel Fernández Sagasti como anfitriona para escuchar el discurso crítico y moderado de Alberto Fernández dio lugar para estos episodios que pasan desapercibidos pero que pueden terminar siendo determinantes en el futuro. Veremos, es la política hiperkinética en estos tiempos.