Episiotomía: Mutilaciones genitales silenciosas a embarazadas - La Trenza - Mendoza Post
Viernes 5 Jul 2019Viernes, 05/07/19 atrás
porEmpoderalas
Salud femenina

Si hablamos con las mujeres de nuestras familias, probablemente más de una haya tenido que necesitar "un corte allá abajo para que su bebé nazca". ¿De qué se trata este corte?

La intervención se llama episiotomía, es un corte realizado en la vulva durante la salida de la cabeza de los/las bebés. Se realiza, a veces, bajo una anestesia local, pero en general la mujer no lo percibe. Se corta la piel de la vulva, la mucosa vaginal y los músculos del periné, con el objetivo de agrandar el canal de parto para prevenir desgarros. Luego la herida se cierra con puntos que caen solos.

Esta práctica ha sido realizada de manera rutinaria a las mujeres que van a parir por primera vez, como una forma de violencia obstétrica, a pesar de que en la actualidad se sabe que es una práctica que se debe realizar solo en momentos necesarios (parto con forceps o cuando el/la bebé se encaja en el canal de parto).

En el 2018, desde la OMS (Organización Mundial de la Salud), afirmaron que "se recomiendan técnicas para reducir el traumatismo perineal y facilitar el nacimiento espontáneo (incluye masajes en la zona, compresas tibias y protección activa por medio de sostener la cabeza de él o la recién nacida al momento del parto); en función de las preferencias de la mujer y las opciones que estén disponibles. NO se recomienda el uso ampliado rutinario de la episiotomía en mujeres que presentan un parto vaginal espontáneo".

Por otro lado, diversas investigaciones científicas avalan que no hay beneficios cuando se practica de manera rutinaria, como se pensaba anteriormente. Hoy sabemos que no hay evidencia de disminución en el sangrado pos parto, en la salud del bebé o en la prevención de incontinencia urinaria, solo disminuye el riesgo de lesión en los casos de partos instrumentados (forceps o con distocia de hombros).

En los hospitales no se respetan los tiempos del parto.

Hemos llegado a un punto donde es preferible hacerle un corte en la vulva y vagina de la mujer, a esperar el tiempo en el que los tejidos se estiren y ablanden de manera armónica para la salida del bebé. Los pujos bruscos incitados por los profesionales de la salud favorecen los desgarros, el que se suba alguien arriba de nuestras panzas para apurar la salida, lastima los tejidos, ya que todo necesita de su tiempo.

Esta mutilación es silenciosa, ocurre en manera aséptica y se hace presente cada vez que la mujer toma contacto con su sexualidad. ¿Estamos lejos de lo que sucede en otros países?


Celeste Huwyler (261 663-5546) y Claudia Benitez (261 691-1163), acompañamientos amoroso por licenciadas en obstetricia. IG: @em.poder.alas