Condenaron al policía que le disparó a Lucas Carrasco pero no irá preso - Mendoza Post
Post: Mendoza PostJueves 27 Jun 2019Jueves, 27/06/19 atrás

Esta mañana la Justicia dispuso que Diego Guzmán, el efectivo de infantería que le disparó y asesinó a Lucas Carrasco en 2014 fuera condenado a tres años de prisión con ejecución condicional.

El policía de 29 años cumplirá tres años de condena en libertad, deberá fijar un domicilio y cualquier cambio deberá informarlo previamente. También fue inhibido de ejercer cualquier cargo en la policía por siete años y no podrá salir de la provincia.

Carrasco tenía 22 años en 2014, cuando durante una represión en las inmediaciones del estadio Bautista Gargantini el policía disparó su arma lanza gases contra la cabeza del joven.

Viviana Espina, madre de Lucas Carrasco.

La víctima fue internada inmediatamente en el hospital Central y falleció al día siguiente mientras se encontraba internado.

La labor de Viviana Espina, su madre, fue incansable en favor de conseguir justicia hasta que luego de dos juicios que fueron declarados nulos, la mujer se quitó la vida en julio de 2017.

El policía, Diego Guzmán.

Al respecto, el abogado querellante, Lucas Lecour explicó en diálogo con Te digo lo que pienso -que se transmite de lunes a viernes de 10 a 13 por radio Nihuil-: "han hecho lugar a que ha sido un homicidio doloso. Pero han puesto el atenuante de que estaba actuando en sus funciones".

Lucas Lecour

Y se explayó: "En término de calificación, han tomado la versión nuestra pero han dicho que estaba en el ejercicio legítimo de su cargo y se le aplica la pena de un homicidio culposo. No se trata de un homicidio culposo, no esperábamos esto, ya que ni siquiera fue pedida por la defensa".

En cuanto a la mecánica del disparo describió: "Fue un disparo directo de una escopeta lanza gas que da en la cabeza. Lucas se iba retirando y protegiendo a su hermano menor de las balas de goma. Entre Lucas y la policía había unos 40mts de distancia, que es la distancia necesaria para que pegue en la cabeza y no fracture el cráneo pero si genere la hemorragia por la que termina falleciendo. Se tiró al bulto y siempre debe tirarse a 45 grados. Se tiró al bulto de la gente que estaba, algunos se retiraban y otros tiraban piedras, y con la desgracia que dio al Lucas".

"Como querellantes no tenemos manera de recurrir esa sentencia una vez condenado. El único que puede hacerlo es el fiscal, pero va a esperar los fundamentos y ver si amerita una apelación", concluyó.