No hay vacuna para el meningococo pero está cubierta la meningitis - Mendoza Post
Miércoles 26 Jun 2019Miércoles, 26/06/19 atrás
porAna Montes de Oca
Periodista

La vacuna contra el meningococo, conocida como Menveo, está en falta en casi todo el país desde hace meses y los padres ya comienzan a preocuparse.

Esta vacuna, conocida como tetravalente, fue incorporada en el calendario obligatorio en 2017 y consta de tres dosis que se dan a los 3, 5 y 15 meses de vida. El año pasado, el gobierno anunció que suspendería la dosis de los 11 años porque ya se preveía un faltante. 

Frente al la falta de vacuna, los padres que van con sus bebitos a los centros de salud están preocupados y temerosos, pero hay varios puntos por aclarar para llevar tranquilidad.

El Post habló con Iris Aguilar, jefa del departamento de Inmunizaciones de Mendoza, quien aclaró que, antes que nada, las causas más frecuentes de meningitis son virales y las vacunas que previenen esos casos son la trecevalente (conocida como Prevenar) que se da a los 2, 4 y 12 meses y la vacuna quíntuple. De esas inmunizaciones no hay faltante, así que la meningitis más común está cubierta.

En cuanto a la meningitis por meningococo, es decir, la bacteriana, es una enfermedad muy poco frecuente. "De hecho en Mendoza el año pasado solo hubo dos casos", aclaró Aguilar.

Es por eso que subrayó que "el hecho de que esté discontinuada la vacuna no presenta riesgo de brote ni de epidemia".

Iris Aguilar, jefa del departamento de Inmunizaciones de Mendoza

Como medida preventiva, sí remarcó que " es más preocupante que no vacunen contra la gripe a los bebés de 6 a 24 meses o a los niños que están en riesgo porque la gripe es mucho más frecuente y complica otros cuadros".

Por eso pidió que se complete el resto del calendario de vacunación y evitar exponer a los niños al humo de tabaco y los ambientes cerrados.

Finalmente, explicó que el faltante de la inmunización contra el meningococo responde a que "es una vacuna que demora mucho en producirse y además, la Nación no se la compra al laboratorio directamente, sino que es la OPS (Organización Panamericana de la Salud) la que las reparte entre los distintos países de América. No se trata de un tema presupuestario sino de tiempos de producción y distribución".