El día que CFK acusó a Clarín de querer destituirla vía... Alberto Fernández - Mendoza Post
Miércoles 26 Jun 2019Miércoles, 26/06/19 atrás
porChristian Sanz
Secretario Gral. de Redacción

En el año 2011, Sandra Russo publicó el libro "La Presidenta", una suerte de biografía de Cristina Kirchner que en realidad es una extensa -y por momentos aburrida- entrevista a la entonces presidenta de la Nación.

Allí, esta última aprovecha para despacharse sobre su relación con Néstor, sus comienzos en la política, y sus desórdenes anímicos.

También se refiere a la resolución 125, el grupo Clarín y su hoy compañero de fórmula Alberto Fernández.

Visto en retrospectiva, lo que dice Cristina no tiene desperdicio: "A mí en el 2008 me quisieron destituir. Sí. No tengo ninguna duda. No habían querido que fuera yo la candidata. Fundamentalmente el Grupo Clarín. Magnetto lo había ido a ver a Néstor a Olivos y le había dicho que no me querían como candidata. Se lo decían a todo el mundo. El otro día me vengo a enterar... Preguntale a Florencio Randazzo, pedile que te cuente cómo era, cuando él estaba convencido de que iba a ser yo la candidata, Felipe Solá le decía `no, eso se cae, mirá que yo hablo con Alberto Fernández y me dice que eso se cae´. Y Randazzo le decía `pero mirá que yo hablo con Néstor y es la candidata´, y el otro le insistía que no, que yo no era. El Grupo estaba ejerciendo mucha presión, eso yo lo sabía. Lo que no sabía era que el vocero del Grupo, hacia adentro, era nuestro jefe de Gabinete."

Ver además: El día que Kicillof dijo: "A Repsol no le daremos ni un centavo"

En el mismo sentido, la obra avanza: "Yo ya había empezado las reuniones con la Coalición por una Radiodifusión Democrática, el colectivo que durante años elaboró los 21 puntos originales del proyecto de la ley de medios. Quería interiorizarme. Alberto Fernández me preguntaba: `¿Qué vas a hacer con eso?´. `Nada´, le decía yo. `Me interesa.´ `Mirá que a Clarín eso no le interesa´, me decía, y yo le contestaba: `No lo hago por si le interesa o no le interesa a Clarín.´ Varias veces cruzamos ese diálogo. Era tenso. Terminé diciéndole: `Y si al Grupo no le interesa, ¿para qué te hacés problema vos?´."

El propio Fernández, acusado por Cristina, respondió a través de una carta abierta en diario La Nación: "Su conciencia conoce que con el Grupo Clarín no tuve más relación que la que Néstor Kirchner dispuso que tuviera. Con sus directivos almorcé tantas veces como lo hizo usted y en ninguna de esas ocasiones observé algo impropio. Debe saberlo bien, porque todas las comidas fueron en la residencia presidencial de Olivos y siempre contaron con su presencia. Supe además que, habiendo dejado yo mi cargo en el gobierno nacional, usted siguió frecuentándolos en más de una oportunidad, con lo cual es evidente que nunca necesitó de mí para mantener ese vínculo".

Socios por conveniencia

Y culmina: "Según dice usted, los directivos del Grupo Clarín le transmitieron directamente a Néstor Kirchner su oposición a la idea de que usted fuera la candidata presidencial. Si así fue, yo ni me enteré. Queda claro, según evidencian sus propias palabras, que en semejantes conversaciones no era necesaria mi presencia. Pese a todo, sí me asombra descubrir que usted no supiera lo que era conocido por todo el Partido Justicialista y la mayoría de los argentinos: que fui yo un sincero impulsor de su candidatura. Miles de testigos e incontables registros gráficos y televisivos confirman esa obviedad. Yo sé que no necesita chequearlos simplemente porque le consta".