Llevó a su sobrina en la panza para que su cuñada sea mamá - Mendoza Post
Post: Mendoza PostViernes 14 Jun 2019Viernes, 14/06/19 atrás

Una mujer se hizo una fertilización in vitro para que su cuñada pudiera ser mamá. La bebé nació el martes y se encuentra en buen estado de salud. 

Paula Tomé es la madre de la pequeña. La mujer de 37 años luchó durante diez años para tener un hijo. Una enfermedad le impedía llevar un embarazo a término. Lo intentó de distintas maneras. Buscó alternativas, se practicó todos los estudios posibles, pero en un momento asumió junto a su esposo que no quedaba nada por hacer.

Allí es donde aparece Laura García, su cuñada. Laura tiene 40 años y dos hijos de 3 y 5 años. Laura lo pensó mucho, lo conversó con Hernán, su esposo, el hermano de Paula. 

Ver también: La impactante foto de la bebé recién nacida de una periodista argentina

Una tarde la sorprendió a su cuñada con la idea que le rondaba por la cabeza: ofrecerle su vientre para concretar una gestación por subrogación. "Yo lo puedo hacer y los puedo ayudar", les dijo.

"Nos explicaron que querían ayudar a mi hijo a llegar al mundo. Es el gesto más amplio y más enorme que una persona puede hacer por otra. La vida de mi hija no hubiese sido posible sin Laura", insiste Paula, quien dialoga con Clarín mientras se moviliza. 

Empezó entonces, en 2017, un recorrido que incluyó a la medicina y a la Justicia. Como en el país no está legislado el tema de la maternidad subrogada, no hay impedimento expreso, pero todo está ubicado en una zona gris. Sí está prohibido el alquiler de vientres.

El juez de Familia de la localidad santafesina de San Lorenzo, Marcelo Scola, tomó contacto con los padres, con la gestante y con sus hijos. Advirtió que detrás de esa historia había "un acto de amor y solidaridad absoluta". Y autorizó que Laura pudiera ofrecer su vientre para que, en un proceso de fertilización asistida, se forme un embrión con el óvulo de Paula y el espermatozoide de Fermí, su esposo.

El procedimiento no está permitida la fertilización in vitro. 

Recién con esa autorización comenzaron el recorrido médico. Laura tenía a su favor la edad -40 años, cuando el límite es de 42--, dos embarazos sin complicaciones y un estado de salud óptimo. Paula cuenta que esa parte de la historia fue sencilla. La historia médica le permitía recorrer el camino con ventaja. No hubo que hacer muchos intentos. "Todo fluyó", como en un cuento, según explicó Paula.

Te puede interesar: Un papá común que alquiló un vientre y cuenta la experiencia