La peor cara de Miguel Pichetto: la xenofobia - Mendoza Post
Miércoles 12 Jun 2019 4 días atrás
porChristian Sanz
Secretario Gral. de Redacción

Al igual que ocurrió con Alberto Fernández, en las últimas horas aparecieron los archivos más incómodos de Miguel Ángel Pichetto.

El más curioso de ellos es un tuit que publicó el 15 de marzo pasado y que luego decidió borrar. Allí hacía una crítica feroz hacia su hoy elector: "El gobierno de Macri aumentó todo y generó más incertidumbre, endeudamiento, un proceso de empobrecimiento de la clase media y de los trabajadores. Con gran preocupación estamos siguiendo la actividad automotriz y textil, más de 3.500 han cerrado", sostuvo.

Hay mucho más, parte de lo cual publicó el Post este mismo miércoles. Sin embargo, ello no es lo peor. El costado más polémico de Pichetto es aquel que lo acerca peligrosamente a la xenofobia.

Refiere a una serie de comentarios que hizo en el año 2016, en los que llegó a afirmar que "Argentina funciona como ajuste social de Bolivia y ajuste delictivo de Perú".

No fue todo: el jefe del bloque del Frente para la Victoria sostuvo que se "incorpora esta resaca porque no aplica el control migratorio".

Pichetto, siempre polémico

Y aseguró que "Perú resolvió su problema de la seguridad porque en las principales villas la droga está dominada por peruanos".

No debería sorprender: en mayo de 2014, Pichetto había arengado frente a Reynaldo Sietecase -quien lo entrevistaba- contra la comunidad senegalesa, a la que no dudó en tildar de "mafia senegalesa", y preguntó retóricamente: "(...) ¿Y dónde están los senegaleses? Yo no los veo en ninguna obra en construcción. Están todos vendiendo con una valijita cosas truchas".

No es la primera vez que alguien sostiene dichos de ese tenor, vinculando a los extranjeros con la violencia y el delito. O, peor aún, relacionando a la pobreza con ambos tópicos. Sin embargo, en el caso de Pichetto debería primar la mesura.

Está probado científicamente que el delito tiene vinculación directa con la desigualdad, al menos en más de un 90% de los casos. Nada tiene que ver la nacionalidad, la edad o el género.

En ese contexto, sería oportuno preguntarse qué hizo Pichetto en las últimas décadas para acabar con la falta de igualdad. Recuérdese que se trata de un hombre que sabe acomodarse a los diferentes colores políticos. Supo ser menemista, duhaldista, kirchnerista y ahora macrista.

Hablando de datos científicos: de los más de 50 mil presos que hay en el país en la actualidad, -esto es, personas con condena y/o prisión preventiva- menos de 3 mil son extranjeros.

En buen romance, solo cerca del 5% del total de detenidos son de otra nacionalidad. Todos los demás -cerca del 95%- son bien argentinos. ¿Por qué no ocuparnos de ellos, que son lo grueso del delito en el país?

Más aún, ¿Por qué no combatir el crimen sin distinción, sin pensar en si hay más o menos extranjeros implicados en él?

Es curioso, porque los únicos personajes foráneos que molestan son los de los países pobres, como Perú y Bolivia. Cuando el que comete un delito es un alemán o un suizo -usualmente relacionados a estafas de "guante blanco"-, nadie parece estar alarmado. ¿No se trata acaso de extranjeros también?

Como sea, para quitarse todos los prejuicios basta leer el libro "El impacto de las migraciones en Argentina", presentado por la Oficina Regional para América del Sur de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), y que fue elaborado a instancias de la Dirección Nacional de Migraciones (DNM), dependiente del Ministerio del Interior y Transporte.

La droga, ¿cuestión solo de extranjeros?

Allí se analiza en detalles la supuesta conexión entre migración y criminología, y se sostiene que "las agencias del sistema penal no son ajenas a los prejuicios raciales y a la xenofobia existente en la sociedad". Al mismo tiempo, se sostiene que "tales prejuicios se trasladan a las prácticas concretas de estos operadores".

El informe se completa con un dato inquietante: "Comparativamente, los extranjeros son más frecuentemente condenados que los argentinos".

Luego de los elementos aportados, ¿se puede seguir insistiendo en que inmigración es sinónimo de delito?

El problema no es Pichetto, sino el prejuicio que existe respecto de los extranjeros, se trata de preconceptos que son muy anteriores a los irracionales comentarios del candidato a vice.

Entre otras cosas, hay quienes insisten en sostener que en los últimos años se incrementó el ingreso irrestricto de personas de otras naciones. Eso es falso.

Pichetto contra bolivianos y peruanos

La cantidad de extranjeros que vive en la Argentina es de 1.805.957, una cifra que representa el 4,5 de la población y que se mantiene estable desde 2001, cuando el porcentaje fue de 4,2%.

Antes de permitir que siga diciendo tonterías, alguien tendría que mencionarle a Pichetto dos datos fundamentales: primero, quienes manejan la droga en grandes cantidades en el país son los Aníbal Fernández. En comparación con el exjefe de Gabinete, los peruanos de la Villa 1-11-14 son maestras jardineras.

Segundo, cuando se habla de delincuencia siempre se refiere al delito callejero, pero no se habla de latrocinio, de cómo los políticos roban a través de negociados millonarios. Está bien que el ladrón de gallinas esté preso, nadie lo duda, pero... ¿qué pasa con los Boudou, los D'Elía, los Menem y hasta la propia Cristina Kirchner?

Más allá de los datos científicos -que son fácilmente chequeables- hay una situación de sentido común: ¿Realmente hay quien crea que cerrando las fronteras se acabará con el delito, el narco y la violencia? ¿Qué elemento vuelve creíble semejante disparate?

Pichetto la pifió

Allende las reflexiones detrás de sus dichos, está claro que Pichetto debe jugar a la mesura, hoy más que nunca. No caben semejantes comentarios en una persona que puede llegar a ocupar el segundo cargo de relevancia del país.