Por qué Cornejo y la UCR aceptaron a Pichetto - Mendoza Post
Miércoles 12 Jun 2019 4 días atrás
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

Mauricio Macri y Marcos Peña se tomaron unas horas, el lunes, para hacer todos los llamados. El presidente habló primero con Elisa Carrió, luego con Alfredo Cornejo -el gobernador de Mendoza es el presidente de la UCR- y finalmente con Gerardo Morales. Peña sumaría más tarde sus propios llamados a ambos gobernadores, al ex senador mendocino Ernesto Sanz, al tucumano José Cano, y al cordobés Mario Negri. No está claro quién contactó a Enrique "Coti" Nosiglia, pero ese llamado desde uno de los "teléfonos rojos" de presidencia, existió. Las conversaciones previas no limaron la sorpresa. Los radicales sabían desde el lunes que el senador peronista rionegrino Miguel Pichetto sería la opción de Macri a la vicepresidencia. Lo que ignoraban, y les tomo de sorpresa, es que los anuncios serían este mismo martes. "Se empezó a filtrar por todos lados" dijo una fuente de la UCR, explicando el apuro de la Casa Rosada.

La designación de Pichetto como compañero de fórmula de Mauricio Macri para las elecciones de octubre tiene varias lecturas en el principal socio de Cambiemos. El "Efecto Pichetto" llegó a la UCR, generando reacciones encadenadas:

* Con Pichetto en la boleta, será más difícil para Cornejo decir "no" a la Casa Rosada y a los propios radicales mendocinos, cuando le pidan que acompañe la boleta como primer candidato a diputado nacional.

* La UCR había pedido ampliar Cambiemos. La elección de Pichetto para la fórmula con Macri responde a aquella exigencia de la Convención Nacional. ¿Hay lugar, entonces, para negativas o portazos? No. De hecho, ayer por la tarde cuando la noticia comenzaba a confirmarse, operadores de la UCR enviaban el mismo mensaje a periodistas políticos y columnistas: "Bancamos..." decía.

* ¿La UCR pierde influencia? Es relativo. Consiguieron ampliar la base de la alianza gobernante, aunque habrá que ver si Pichetto es capaz de arrastrar un voto. Habría acompañamiento de parte de gobernadores peronistas.

Miguel Pichetto, en la conferencia de prensa de ayer.

* El senador rionegrino no fue la primera opción. Pero es la que hizo bajar el riesgo país y subir los títulos públicos. Antes, no se había logrado ese "efecto" con las posibles nominaciones de Ernesto Sanz, o Luis Brandoni. Cornejo, Martín Lousteau, no querían ser el candidato a vicepresidente de Macri. Tampoco Sanz, ni Morales, ni ningún radical de peso.

* La UCR crecería luego como parte del gobierno, si Macri es reelegido. Podrían acceder a la presidencia de la Cámara de Diputados, y a algunos ministerios.

El ex senador Ernesto Sanz, uno de los negociadores con el gobierno nacional, hizo un posteo de once párrafos dando respuesta al interrogante ¿Por qué Pichetto? En una de sus conclusiones dice: "Cambiemos es hoy, más competitivo que ayer, una coalición más amplia y diversa que en un principio y una fuerza con mejores condiciones de gobernar el país frente al aglutinamiento del frente opositor". Sanz confiesa en ese miso posteo, lo que otros radicales no dijeron: era necesario una apertura así y con un candidato de origen peronista, para contraponer a Cristina y su fórmula con Alberto Fernández.

Las explicaciones que Macri y Peña dieron a sus socios en la alianza fueron sencillas. Macri vio en Pichetto al "hombre de la gobernabilidad", que además cumple con el estándar de sus socios. Pichetto ha sido un soldado del poder, leal siempre. Experto en la enorme tejeduría que es el Congreso de la Nación. Muchos no lo saben, pero antes de ser senador nacional 16 años y otros 8 años diputado nacional, fue el fogoso conductor de la minoría opositora peronista en la Legislatura de Río Negro, cuando Horacio Masaccesi era gobernador. Antes que eso, fue desde el pueblo de Sierra Grande uno de los intendentes más jóvenes del país.

Cornejo lo supo el lunes.

Cuentan que el senador rionegrino ha vivido muchos cambios en poco tiempo. Se divorció de su esposa de toda la vida, se separó del peronismo-kirchnerismo rionegrino luego de una sonora pelea con Martín Soria (ex candidato a gobernador derrotado por Alberto Weretilnek), acaba de dejar la presidencia del bloque desde donde sirvió a los gobiernos de Néstor y Cristina, y ahora, decidió cruzar el Rubicón.

Pichetto venía haciendo varios gestos de acercamiento. El más significativo fue en los Estados Unidos, meses atrás, cuando el dólar volvió a inquietarse. Dijo aquella vez ante inversores y acreedores, que Argentina cumplirá todos sus compromisos internacionales. Y el último viernes tuvo otro, significativo, en uno de los programas políticos de TV. Afirmó que en un hipotético balotaje entre Macri y los Fernández, votaría por el presidente. Para Pichetto, desde hace rato, Cristina es el "pasado". También dijo que la fórmula de "los Fernández" no es democrática. Desde esas horas previas al fin de semana, el camino quedó asfaltado.

Al frente oficialista le queda tarea por hacer. Esta noche se inscriben los frentes electorales. No está claro si algún gobernador peronista se sumará a Cambiemos. Más bien, tomarían posiciones si hay segunda vuelta después de las elecciones de octubre.

Luego de ello, vendrá la elaboración de la lista de candidatos, que -en el caso de Mendoza- deben estar destinadas a renovar cinco bancas en la Cámara de Diputados de la Nación: Luis Borsani (UCR), Stella Huczak (PRO), Sebastián Bragagnolo (PRO), y los peronistas Guillermo Carmona y Rubén Miranda terminan sus mandatos a fin de año. 

La  incógnita aún pendiente, es si Cornejo encabezará o no esa lista. El plazo para decidir empezó a correr y cierra el sábado 22.