Voto a voto, la transformación de "Ana" a "AFS" - Mendoza Post
Lunes 10 Jun 2019Lunes, 10/06/19 atrás
porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

La presencia de mujeres jóvenes en salón del Sindicato de la Televisión fue notable. Varias eran amigas personales de Anabel Fernández Sagasti. Algunas de ellas ni siquiera les importó sus propias familiaridades con otras fuerzas políticas. 

Estaban allí porque sentían que una de ellas estaba llegando a un punto muy alto, inimaginado para ellas, hijas de este pueblo cercado por la montaña de un lado y por el secano por el otro.

Elijo iniciar este informe periodístico por una de las aristas que me llamó la atención sobre la medianoche en el tránsito del domingo 9 a este lunes 10 de junio, un tiempo que marcará la historia de esta joven abogada de 35 años quien será la primera mujer peronista en aspirar gobernar a sus comprovincianos.

Satisfacción y calma en Fernández Sagasti después de ver que la tendencia era "irreversible".

Ese grupo de mujeres jóvenes nacidas a comienzos de la década del 80 cuando reiniciaba la democracia ahora se disponen a protagonizar esta parte de la Historia de Mendoza.

El porvenir las espera con cierto recelo. Las generaciones que predominan la escena pública política de esta actualidad las observan con desdén o desconfianza.

El veterano Jorge Tanús levanta la mano de su compañera de fórmula.

Pero es probable que el trasvase generacional en la dirigencia política haya comenzado a evidenciarse con esta elección primaria en el peronismo con un margen tan ajustado que todavía a las 6 de este lunes con un 86 por ciento de las mesas escrutadas sólo hay un margen que apenas supera el uno por ciento (18,35% a 17,31%).

Ver además: Los aciertos clave de Cornejo, Suarez y Anabel

Es la primera vez que se oficializa una votación tan exigua y sella un cambio ante la "lógica" partidaria predeterminada que decía que el "aparato" pejotista siempre tan respetado por miedo, más que por razón, era derrotado.

Preguntas en la madrugada

1- ¿Habrá incidido el nuevo voto centenial? Ese del que hablan las mujeres y sus asesores K que representan a los nuevos ciudadanos entre 16 y 24 años y que tienen en sus agendas (no en las de los otros segmentos "dominantes") la cuestión de género, la educación sexual integral y la legalización del aborto.

2- ¿O habrá sido el voto peronista más recóndito, metido en las viñas secas abandonadas del Este junto con el voto de los barrios donde no hay con qué calentar un mate? Esos votos que representan a los que más les duele la crisis y que sólo referentes como antiguos caudillos como el lasherino Guillermo Amstutz puede recolectar y cuadruplicar a su contrincante interno, el ignoto K para los votantes norteños, Martín Cain.

La "V" peronista que identifica a Amstutz en la fiesta K.

O quizá haya una mixtura de acciones y reacciones que decidieron que Anabel sea hoy un hito importante para esta elección.

A pedido de Cornejo

Fue una elección PASO que Alfredo Cornejo manejó con mano férrea hasta ubicar a Rodolfo Suarez en lo más alto de la consideración de los mendocinos según señalan los 306 mil votos de los casi un millón que se depositaron en las urnas este domingo.

Ver además: Fernández Sagasti a Bermejo: "No queda más que abrir los brazos"

Con una ventaja del 10 por ciento sobre ella. Y en la medición de frente contra frente electoral Cornejo también colocó a Cambia Mendoza un 8 por ciento por encima del peronista Elegí.

Fuerte debatidor será Tanús en la campaña para las elecciones generales.

Por eso con un gobernador omnipresente y con mucha adhesión,  se valora más el desempeño de Fernández Sagasti, aunque digan que el jefe radical hizo todo lo posible para que ella llegara a esta instancia. Se piensa que ahora le resultará  más fácil acentuar el antikirchnerismo que profesa.

Ahora "todes juntes"

Cuando a las 00:32 la senadora se hizo levantar la mano por su compañero de fórmula, el experimentado Jorge Tanús, entonces en ese momento ya habían definido que dos horas después, luego de los festejos en la sede los trabajadores gráficos, se reunirían para decidir qué harían con el otro sector del justicialismo que todavía no aceptaba la derrota por tan pequeña ventaja.

Alejandro Bermejo tardó en reconocer el resultado. Cerca de las 3 lo hizo con un llamado.

Fue coincidencia -o no- que a esa hora, cerca de las 3 de este lunes, Alejandro Bermejo llamó a su joven adversaria para felicitarla.

Apenas apareció triunfante la legisladora dejó trascender que no es fácil el trayecto que le queda con la sobrecarga de convencer al peronismo ortodoxo que traccione para que ella sea más competitiva ante el empoderado Suarez.

"Cada uno tiene sus tiempos, yo me llevo muy bien con Alejandro así que esperamos mañana encontrarnos para comenzar a sumar y enfrentar este desafío, es tiempo de abrir los brazos", dijo con la intención de ser magnánima.

Esta ligazón de sectores del PJ sólo será posible con la ayuda de los hermanos Bermejo.

No será fácil la tarea. En el bunker de los intendentes, cuando veían lo peliagudo de la elección,  decían que nadie iba a querer trabajar para el kirchnerismo si ganaba "la Anabel". Es que consideran a los pibes y pibas de La Cámpora como "infumables" según los dichos escuchados en el Hotel Mod donde se sintió la desazón.

La selfie que se sacaron los hermanos Bermejo con AFS  junto a Lucas Ilardo para disipar dudas interna.

"Hay mucho de recalcitrante y machirulaje de aquel lado", respondieron desde el bunker de Anabel cuando medían lo que vendrá a partir de hoy.

El factor o el cociente CFK

Paralelamente hay que  hacer foco en el multiplicador que significa Cristina Fernández que la ayudó a "su Anabel" para instalarse en especial en las áreas rurales donde el votante silencioso mastica bronca por la recesión que lo aplasta.

El triunfo de Fernández Sagasti es de CFK también.

Pero puede ser que la figura de la ex presidenta y el eslogan "Cristina vuelve" también le ponga el techo a su expectativa y en vez de un multiplicador se transforme en un cociente que divida el voto.

Las que "no son de palo"

Volvamos a ese momento en que se hicieron ver en pleno festejo K varias amigas personales de "Ana" tal como la llaman. Esa adhesión generacional y no partidaria hace notar que el cambio ha comenzado en la clase dirigente en la política local.

Las mujeres K se extasiaron con el resultado. Hubo otras "no K" que también disfrutaron del triunfo de su amiga "Ana".

Fernández Sagasti encarna ese papel junto a sus seguidores inmediatos ayudados por la veteranía peronista que ya "olió" el viento de cambio (entre ellos el tan mentado y semioculto Carlos Ciurca).

Por eso es que "Ana", Anabel Fernández Sagasti, comenzó desde ayer a ser una sigla: "AFS", para acortar la expresión y su referencia en las crónicas políticas mendocinas.