Un mendocino explica por qué no invierte en Argentina - Mendoza Post
Martes 11 Jun 2019 5 días atrás
porAna Montes de Oca
Periodista

Juan Bravín es un joven empresario mendocino de esos que buscan negocios y se arriesgan a hacer inversiones. Y quiere invertir en Argentina, en Mendoza, en su terruño. Pero los altos impuestos se lo hacen imposible y, por primera vez, está pensando en emigrar a Panamá.

"Tal vez sea por unos años, pero no veo que Argentina vaya a cambiar esta situación, hace 50 años que tenemos déficit y siempre aplicamos las mismas 'soluciones'", explicó al Post.

En este momento, Bravín está comercializando un sistema de construcción para casas sociales, es decir, se construyen rápido y son baratas. No son lujosas pero son seguras y duraderas e incluso tienen muchos beneficios para zonas húmedas.

Los sistemas de construcción prefabricados se usan cada vez más

Por supuesto, la rentabilidad del negocio va a depender de que se puedan hacer contratos para construir en cantidad y esa ya es la primera de las trabas que encuentra Bravín: "Del IPV ni hablar. Acá cuando querés hablar con alguien para traer un proyecto nuevo tenés que subir los mil escalones. En Panamá te llevan a cococho", graficó.

Describió que el país centroamericano hay constructoras chicas, tipo Pymes, que hacen entre 60 y 75 casas por mes, "¡imaginate el ritmo de construcción que hay allá!", dijo. "En casi todos los países latinoamericanos los gobiernos están interesados en nuevos sistemas porque en todos lados hay déficit habitacional y se necesita solucionarlo a costos bajos", explicó.

Agregó que "la construcción tradicional de ladrillos como la conocemos nosotros ya se está dejando de lado porque los sistemas constructivos pre hechos, además de ahorrar tiempo, ser más económicos y más fáciles de hacer (solo hay que montarlos), son más fáciles de controlar, es decir, no dan lugar a tanta corrupción. Vos sabés que encargaste tantos kits, que salen tanto y que recibiste eso y punto".

Panamá tiene una economía libre desde siempre

El paraíso panameño versus el patíbulo argentino

A raíz de un contrato para hacer en Panamá unas 1400 viviendas, el gobierno de ese país le ofreció a la empresa para la que trabaja Bravín poner directamente una fábrica ahí. Y acá es donde los números se ponen interesantes en la comparativa con Argentina.

"Nosotros planteamos poner la fábrica acá, pero con la inflación los costos se hacían tan altos que, sumado a la poca capacidad crediticia, la gente ni siquiera iba a poder pagar las casas, por eso aceptamos la opción Panamá", aclaró Bravín.

Juan Bravín en su oficina de Panamá

"Para que te des una idea, Panamá está desarrollando distintas áreas industriales. Una de ellas se llama Panamá Pacífico y cuando vos ponés ahí tu negocio tenés beneficios fiscales, laborales, ellos te hacen las tramitaciones de visas, no pagás impuestos de importación y, si calificás como empresa tecnológica te dan una exención del impuesto a las ganancias. Ellos quieren promover la exportación de productos de valor agregado, por eso tampoco pagan IVA".

La zona Panamá Pacífico tiene un edificio en el cual están todas las oficinas necesarias para hacer los trámites, eso que acá es un sueño y se llama "ventanilla única".

Para vender en Argentina el precio debe ser 30% más caro

En cuanto a los impuestos que se pagan, "solo se tributa un 10% una vez que empezás a sacar dividendos del país, si los dejás ahí, no pagás nada durante diez años. Es más, cuando ingresas en esa zona de desarrollo, el contrato te fija las condiciones por diez años", dijo tratando de convencer.

TIR es la tasa de rendimiento

En definitiva, comparando un IVA que allá es del 7% contra el 21% de acá, los costos laborales que acá son de alrededor del 35% y en Panamá del 15%, el Impuesto a las Ganancias del 35% que allá no existe y otras tasas que no se pagan, "el costo de producción en Argentina es un 40% más alto que en Panamá".

Más allá de los gobiernos y las elecciones, Bravín aseguró que "esa es la principal razón por las que los inversores ni se animan a hablar de Argentina, vos les nombrás el país y te dicen, 'bueno, ¿en qué otro lado pensaste?'".

Y tiró el peor de los números: "El valor neto del proyecto es casi un 68% menos que en Panamá".

Juan Bravín en Panamá