Cuando los niños no tenían derechos, la salvaron protectores de animales - Mendoza Post
Jueves 30 May 2019Jueves, 30/05/19 atrás
porAna Montes de Oca
Periodista

Si hoy existen los Derechos del Niño y el Adolescente, es gracias a una trabajadora social llamada Etta Angel Wheeler, quien se hizo cargo del caso de una niña de 10 años llamada Mary Ellen y que recurrió, aunque no se crea, a la Sociedad protectora de Animales para salvarla.

Mary Ellen nació en 1864 y, al morir su padre, la niña es entregada a los servicios sociales quienes la dan en adopción a Mary y Thomas Mc cormack, el hombre muere y la viuda vuelve a formar pareja con Un hombre llamado Francis Connolly.

En ese momento comenzó el calvario de Mary Ellen.

Mary Ellen cuando fue encontrada

En 1874, la trabajadora social Etta recibe un llamado de una vecina de Mery pidiendo que intervenga porque escuchaba llorar a la niña día y noche. Cuando Etta llegó al domicilio de la niña lo que vio la horrorizó: Mary Ellen, con diez años de edad, está sucia, esquelética, vestida con ropas mugrientas que apenas tapan un cuerpo repleto de cicatrices y heridas. Posteriormente, se supo que la menor era agredida con tijeras, un látigo de cuero y atada a la cama frecuentemente con cadenas.

El látigo con el que castigaban a la nena

Horrorizada, la trabajadora social recorrió todos los juzgados de Nueva York tratando de denunciar el caso, pero en todos ellos recibe la misma desesperanzadora respuesta: Los hijos son propiedad de sus padres, y el trato que reciban de ellos, sea cual sea, es un asunto privado que no incumbe a nadie más.

En aquella época, simplemente, no había ninguna ley que castigara el maltrato ni la explotación infantil.

Sin embargo, esto no acobardó a Etta, y buscó hasta en lo más insólito en su deseo de salvar a Mary Ellen acaba encontrando una vía sorprendente. ¿Qué era Mary Ellen, además de una niña? Una persona. ¿Qué somos las personas? Animales. Y así fue como Etta descubrió que sorprendentemente, aunque en aquella época ningún poder legislativo parecía haberse preocupado por los niños, sí existían ya leyes contra el maltrato animal.

Etta dio con Henry Bergh, líder de la asociación por la prevención de la crueldad hacia los animales denominada ASPCA y así, apenas unos días despúés La madre adoptiva de la niña fue arrestada bajo el argumento de maltrato hacia los animales.

Henry Berg, creador del ASPCA

El 10 de Abril de 1874 Mary Ellen testificó que: "Mi padre y mi madre están muertos. No sé cuántos años tengo. No tengo recuerdo de tiempo en el que no vivía con los Connollys. Mamá ha tenido el hábito de azotarme y pegarme casi cada día. Ella solía azotarme con un látigo trenzado de cuero sin curtir. El látigo siempre dejaba una marca blanca y azul en mi cuerpo. Ahora tengo esas marcas en mi cabeza, hechas por mamá, y también un corte en la parte izquierda de mi frente hecha con unas tijeras. Ella me golpeaba con las tijeras y me cortaba; no tengo recuerdo de haber recibido un beso de nadie -mamá nunca me ha dado un beso. Nunca me han sentado en el regazo de mamá para que me acariciara. Nunca me atreví a hablar con nadie, porque si lo hubiera hecho me habrían azotado. No sé por qué me azotaba -mamá nunca me lo decía cuando lo hacía. No quiero volver a vivir con mamá porque me pega. No recuerdo haber salido a la calle en mi vida".

Ver también: "El silencio frente al abuso infantil también es complicidad"

Afortunadamente, tras el juicio la historia de Mary Ellen mejoró. Inicialmente, fue a un centro de protección, ganando posteriormente su custodia Etta y su familia. Mary Ellen se casó a los 24 años, llamó a su primera hija Etta, y vivió hasta los 92.

La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó la Declaración de los Derechos del Niño en 1959 y de la Convención sobre los Derechos del niño en 1989. 

Mirá el documental sobre Mery Ellen: