Lula da Silva difundió una carta de apoyo del papa Francisco - Mendoza Post
Post: Mendoza PostMiércoles 29 May 2019Miércoles, 29/05/19 atrás

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, preso desde abril de 2018 tras ser condenado por corrupción, divulgó una carta que le envió el papa Francisco, en la que el pontífice lamenta las "duras pruebas" por las que pasa y lo insta a "no desistir" de la lucha.

En su página de Internet, Lula publicó la carta en portugués en la que el papa le expresa su solidaridad por las muertes de su esposa, Marisa Leticia Rocco, en 2017, y las de su hermano Genivaldo Inácio da Silva y del nieto de siete anos Arthur Araújo Lula da Silva, que fallecieron en este año.

En ella Francisco le manifiesta su "proximidad espiritual" y le pide al líder del Partido de los Trabajadores (PT) "coraje" para "no desanimarse" y "seguir confiando en Dios".

El ex mandatario de Brasil lleva poco más de un año preso.

Lula cumple en prisión una condena de ocho años y diez meses por corrupción pasiva en Curitiba (sur), en un caso que se destapó en las investigaciones de la Operación Lava-Jato, que descubrió una gigantesca red de corrupción en la petrolera estatal Petrobras e implicó a las grandes constructoras y políticos del país.

El titular de la Iglesia Católica no hace referencia a la situación judicial del ex mandatario, pero señala que las consideraciones remitidas por Lula en su carta de abril sobre la situación política brasileña le fueron de "gran utilidad".

"El bien vencerá el mal, la verdad vencerá la mentira y la salvación vencerá la condenación", señaló el mensaje, en el que Francisco pide a Jesús y a la Virgen María que "protejan" a Lula y le "asegura" su oración, a la vez que le pide al político brasileño que "no deje de rezar" igualmente por él.  

El Papa ya le había enviado un rosario bendecido a Lula.

El sitio oficial de Lula en internet recordó que en 2018 el papa le mandó al ex presidente un rosario bendecido, que fue entregado personalmente por el dirigente social argentino Juan Grabois, quien lo visitó a "título personal" en la prisión y no en nombre del Vaticano o de Francisco.