El final de "Game of Thrones" fue el más digno que se pudo filmar - Mendoza Post
Lunes 20 May 2019Lunes, 20/05/19 atrás
porHernán Morales
Redacción Post

La temporada 8 de "Game of Thrones" arrancó con sabor agridulce para sus seguidores alrededor del mundo, ya que de hecho fue la temporada peor valorada desde que comenzó allá por 2011. 

Pese a estos altibajos (y ya sin contar con los libros de George R.R. Martin como faro para los guionistas) esta serie se terminó convirtiendo en un verdadero fenómeno mundial y un hito de la TV que no opaca los mínimos errores narrativos que tuvo en esta última entrega.

El capítulo final llamado "El trono de hierro" tuvo el final perfecto para la historia individual de cada personaje, pese a no haber cumplido las fantasías de los espectadores que querían algo más "Disney". 

Es que esa es la esencia de "Game of Thrones": dar una cachetada imprevista, golpear donde más duele y no dejar conforme a nadie. 

Tyrion amaba a Daenerys, pero su amor por el reino fue más grande.

No fue un final ni feliz ni trágico, fue solo la conclusión de un largo camino manchado con la sangre y el sufrimiento que cada personaje vivenció en su evolución dentro de la historia. Un cierre digno.

Daenerys Targaryen

El precipitado desarrollo de este personaje fue lo que más molestó a los fanáticos, ya que nadie esperaba que se volvería "la reina loca" de un día para otro.

Sin embargo, hay que recordar que este querido personaje nunca tuvo una vida inmaculada: en su psiquis, Daenerys quería "romper la rueda", es decir, acabar con la tiranía que la ambición por el trono de hierro provocaba en las personas. A cualquier costo, incluyendo muertes.

Dany fue muy popular, pero sus métodos eran cuestionables.

La "locura repentina" que terminó desatando la sentencia de muerte sobre ella fue la culminación de dos factores: su empecinamiento por con el trono a cualquier costo y el sentimiento de sentirse traicionada y sola en el mundo tras los recientes acontecimientos de la temporada 8.

Todo decantó en que Daenerys ya no viera el mundo con tonos grises, sino totalmente polarizado. Era obvio que este comportamiento iba a terminar decepcionando a los suyos y la "Reina de los dragones" jamás hubiese podido gobernar.

Jon Snow

 Jon retomó la vida para la que siempre estuvo destinado, como un outsider sin arte ni parte. Si bien hizo lo que debía, siempre quedará en su conciencia el resquemor de no estar totalmente convencido de haber hecho lo correcto para proteger a los Siete Reinos.

Al final Jon terminó siendo el "príncipe prometido", la reencarnación de Azor Ahai, que terminaría con la Larga Noche. 

Jon siempre supo que su lugar no era dentro del reino.

Pero no tuvo que matar a ningún Caminante Blanco que precipitara el fin del mundo, sino -irónicamente- a su reina y también su verdadero amor que iba por el mismo camino.

Jon no mató a Daenerys, el trono de hierro lo hizo.

Arya y Sansa Stark

La más intrépida de la casa Stark nunca desvió su objetivo en la vida: la aventura y la venganza. 

Si bien no pudo completar su lista de la muerte (porque no pudo matar a Cersei) la vida de Arya continuó hacia mares desconocidos. Nada de ser una lady, eso no es para ella. 

Sansa hizo una jugada maestra al pedir que el Norte fuese independiente.

Por su parte, Sansa -tras pasar un verdadero infierno- logró que ahora fuesen los demás quienes se arrodillaran ante ella al ser corona como "Reina en el Norte". El mejor final que pudo tener su personaje, uno de los que más evolucionó dentro de la serie.

Bran Stark

La elección de Bran "El Roto" como el nuevo rey de los ahora Seis Reinos fue una decisión narrativa totalmente acertada. ¿Quién mejor que "El cuervo de tres ojos" que todo lo sabe y todo lo ve para gobernar sobre todos? ¿Quién mejor que un muchacho que no está "contaminado" con ideas que puedan decantar en tiranía? 

Si bien hubo quejas porque este personaje "no hizo nada" durante los momentos más dramáticos, termina siendo totalmente falso. Bran ya sabía que este desenlace iba a ocurrir, por eso se encargó de "acomodar todo" para que realmente ocurriese así. Todo comenzó y finalizó con su intervención.

Cuando en temporadas anteriores Bran atravesó el Muro y llegó a conocer al Cuervo de tres ojos, que lo entrenó para convertirse en su sucesor le dijo "Nunca jamás andarás, pero volarás". La profecía se terminó cumpliendo.

Tyrion Lannister

Entre el Tyrion que vimos en el primer episodio y el Tyrion de este final hay un océano de diferencia y eso es lo que hace rica a la historia de su personaje.

El hombre más astuto de Westeros también alcanzó su destino: estar a la derecha del monarca para aconsejarle sabiamente en sus decisiones, nadie mejor que el enano que "bebe y sabe cosas".

Aconsejó a Daenerys -infructuosamente- y ahora será el encargado de redimir sus errores durante el reinado de Bran.