Daenerys: el camino al Trono de Hierro se hace a lomo de dragón - La Trenza - Mendoza Post
Sábado 11 May 2019Sábado, 11/05/19 atrás
porConstanza Terranova
Periodista

La travesía de la última heredera de la casa Targaryen en su cometido de recuperar el trono de hierro, es un viaje de ida: Daenerys, rompedora de cadenas, lleva ocho temporadas demostrándole a todo Westeros y Essos que a veces el mejor rey, es una reina.

La historia de "La que no arde" empieza en Essos, allí vive como exiliada con su hermano mayor Viserys alejados de la acción de King's Landing. Los Targaryen, eternamente obsesionados por el poder y la vieja gloria de la era de los dragones, se dedican a buscar posibles aliados para reconquistar Westeros mientras esquivan a cientos de asesinos enviados por el Rey Robert Baratheon a eliminarlos.

Daenerys es sometida a todo tipo de humillaciones y vejaciones que tienen como primera causa la codicia de su hermano, quien la vende a cambio de un ejercito a un líder del pueblo Dorthraki. Durante los primeros tiempos de su matrimonio Dany es violada por su marido y despreciada por su pueblo. Se ve obligada a presenciar el asesinato de su hermano para luego, perder a su hijo y a su marido en manos de una bruja.

El sufrimiento y la obsesión de ser "la última Targaryen" viva y la heredera del dragón, la conducen dentro de una pira de donde renace siendo la madre de tres dragones. Este hecho la convierte en un blanco para cualquiera que ostente poder. Daenerys posee tres criaturas que se creían extintas y lo suficientemente poderosas para conquistar los siete reinos.

Sin embargo, su construcción como líder comienza desde cero, con unos pocos dorthrakis a su lado y su leal consejero Sir Jorah Mormot. Daenerys emprende la conquista de las ciudades por las que pasa, libera esclavos y asesina tiranos que constantemente la subestiman. Mientras, gana poder, dinero y a gran parte del pueblo de las ciudades libres de Essos empieza a construir una imagen de Mhysa (madre) para su pueblo.

Esta figura maternal que tiene hacia su pueblo, por la que es conocida como la "rompedora de cadenas" o "madre", se ve contrastada con una la de revolucionaria pseudo comunista a los ojos de sus enemigos: Daenerys les hace perder dinero y mano de obra esclava. Ella es una amenaza para los poderosos y debe ser vista como tal. Sin embargo los intentos de dejarla en evidencia como una mujer débil, peligrosa e ineficiente fracasan y ella gana más y más poder.

Establecida, armada con un khalazar de dorthrakis y 10.000 inmaculados - guerreros letales - y al mando de tres dragones adultos, Daenerys espera el momento para poder conquistar Westeros. El punto de inflexión lo trae Tyrion Lannister, quien se convierte en su mano - consejero- y la anima a reconquistar los siete reinos de una manera política y no por medio del fuego.

Así es como Daenerys llega a Dragonstone y establece una alianza casi inmediata con el Rey en el Norte, Jon Snow. Esta parece ser una de las decisiones más caprichosas de Dany, pero en realidad es de las más altruistas y estratégicas. Poner en pausa de sus planes de reconquistar el Trono de Hierro, por el bien común significa ganar aliados en el norte y, si triunfa, salvar al pueblo y ganar su simpatía.

Aquí es donde comienza lo que muchos han señalado como el descenso a la locura de la Reina Dragón. Enamorada de Jon Snow arriesga todo por la causa de los vivos, y efectivamente, pierde. Contra los White walkers Daenerys pierde un dragón, más de la mitad de sus tropas, su consejero más leal, Jorah Mormot. Pero sus planes no fueron como ella planeo.

Previo a la batalla de la Larga Noche, Daenerys se entera que Jon Snow es en realidad su sobrino, y heredero al trono que ella viene buscando desde hace tantos años. Entonces, ella no sólo ha sacrificado todo por su nuevo interés romántico; sino que ahora el puede perder el Trono de Hierro.

Jon, o Aegon, es reconocido como el segundo héroe de la batalla - la primera es la aclamada Arya- por sus hazañas en combate. Hazañas como montarse a un dragón o pelear cuerpo a cuerpo con los White walkers que Daenerys viene haciendo desde años. La reina dragón toma una actitud completamente paranoica respecto a la situación.


"Locura y grandeza son dos caras de la misma moneda y cada vez que un Targaryen nace, los dioses lanzan la moneda al aire y el mundo aguanta la respiración para ver de qué lado caerá." - Jaehaerys II .

El personaje de Daenerys ha sido acusada en redes sociales y plataformas de fanáticos de estar volviéndose loca como su padre. Pero no es locura, no es histeria femenina o celos de su nuevo sobrino. Dany tiene todo para sentirse amenazada: la desconfianza de Sansa Stark y todo el Norte, un ejército diezmado y un nuevo heredero al trono con más posibilidades de sucesión - al ser varón. Además en el último episodio sumamos la potencial tradición de la mano de la reina, Tyrion Lannister, los celebres complots que trama Varys, la perdida de uno de sus hijos, Rahego y de su más íntima consejera, Missandei.

Más que locura, Daenerys tiene instinto de supervivencia. Fuera de una posible y muy justificada paranoia, todas las cartas están en su contra y su preocupación es completamente válida. De hecho son muchas teorías la señalan como una de las bajas de la última batalla #PorElTrono, que posiblemente se desarrolle en el capitulo de este domingo.

Cualquiera sea el resultado el #TeamTargaryen es fuerte, si mejora su estrategia y con el fuego a su favor tiene muchas posibilidades de prevalecer sobre el #TeamCersei. Preparen sus vasitos de café, que se viene mucho "dracarys" en el penúltimo capítulo del #GameOfTrhones.