Lobos y su esposa, condenados a prisión - Mendoza Post
Post: Mendoza PostJueves 9 May 2019Jueves, 09/05/19 atrás

El ex intendente de Guaymallén Luis Lobos y su esposa Claudia Sgró fueron condenados este jueves por fraude al Estado y administración fraudulenta, en el caso de la "Mucama ñoqui", y ambos deberán cumplir una pena de cuatro años y medio y tres años y cuatro meses de prisión efectiva respectivamente, una vez que la condena sea confirmada por la Suprema Corte de Justicia de Mendoza.

La sentencia fue leída este jueves en sesión del Tribunal Penal Colegiado 2 de Mendoza, en un fallo de alto voltaje político. El fiscal en jefe de Delitos Económicos Sebastián Capizzi, dijo después del fallo que ambos deberán cumplir su condena en la penitenciaría una vez que el fallo sea confirmado por la Corte. En tanto que el abogado defensor Fernando Lúquez dijo que "pasará mucho tiempo" hasta que ambos sean encerrados, porque irán en recurso de Casación a la Suprema Corte de Justicia de Mendoza.

El fallo marca un camino respecto de casos de corrupción. Y significa una dura pena para Lobos y su esposa. El fiscal Capizzi entendió que "la mecánica de los ñoquis fue probada" y que los políticos "deberán cuidarse" de hacer este tipo de contrataciones fraudulentas para financiarse.

Fiscal Sebastián Capizzi.

La lectura del fallo generó un momento de tensión, porque dijeron que habría "detención inmediata". Pero ello no ocurrió, porque les queda el recurso de Casación.

En el fallo dictado por los jueces Ezequiel Crivelli, Marcelo Gutiérrez del Barrio y José del Pópolo, Luis Lobos y Claudia Sgró fueron hallados culpables de fraude a la administración pública luego de la investigación que condujo la fiscal Susana Muscianisi, en el caso de la "mucama ñoqui", un "leading case" que sirve como muestra del financiamiento más sucio de la política, y del enriquecimiento personal de funcionarios a través de "ñoquis". Lobos y su esposa fraguaron la incorporación de empleados municipales para quedarse con su dinero

El caso

Laura Fara era empleada municipal sin saberlo y a la vez, integrante del servicio doméstico en la casa de la suegra de Lobos, -María Elena Fernández- quien se ocupaba de cobrar el dinero del empleo "fantasma" de Fara.

Con la estafa, el clan Lobos se hizo de 442.790, 20 pesos en un lapso de poco más de tres años, desde que era intendente el actual senador Alejandro Abraham. Los Lobos también hicieron "empleado" municipal a Pablo Müller, un hijo de Laura Fara que era jardinero de la madre de Claudia Sgró y suegra de Lobos. No sólo los hicieron nombrar. Luego, Lobos los puso en planta permanente y los ascendió de categoría. Así, engordó los ingresos de su propia suegra.

Momento después del fallo en Tribunales.

El juicio que terminó hoy forma parte del "Caso Lobos", un compendio de causas por corrupción iniciadas a raíz de una investigación colaborativa publicada por este diario en diciembre de 2014, en la que participaron un grupo de abogados dirigidos por Carlos Varela, dirigentes del FIT como el ex concejal Federico Telera, el ex legislador Héctor Fresina, y el actual senador Víctor Dávila, y este diario. Aquel trabajo titulado "Así se enriquece un intendente",  disparó una serie de causas, en las que Lobos está imputado, enjuiciado, o a punto de estarlo.

Micrositio: Las notas más importantes del Caso Lobos, y la investigación original

Lobos tiene una imputación por contratación irregular de maquinaria vial y vehículos, otra más por el alquiler y el pago irregular a una empresa propietaria de una planta de asfalto -el Caso Wanka- y la más grave de todas y que le podría significar la cárcel segura a él y a su esposa, una causa por enriquecimiento ilícito con una cantidad de prueba demoledora

Claudia Sgró luego de escuchar la sentencia.

Además, hay dos causas más por "ñoquis" similares al Caso Fara, que están en distintas etapas de proceso en las que Lobos aún no ha sido imputado. Y hay expedientes judiciales por robo de combustibles y emisión de cédulas truchas de conducir, contra ex funcionarios de su administración. El caso Fara tiene dos derivaciones más: el juicio a la suegra de Lobos, que no se pudo hacer en esta oportunidad por la salud de la mujer y por recomendación del Cuerpo Médico Forense, y una causa por incumplimiento de los deberes de funcionario público a una larga lista de ex funcionarios. Una de ellos es Silvina Alcaraz, una sobrina de Lobos.