Víctimas del Próvolo pidieron por el fin del encubrimiento a abusadores - Mendoza Post
Post: Mendoza PostMartes 7 May 2019Martes, 07/05/19 atrás

Organizaciones globales contra el abuso eclesiástico y víctimas de ese tipo de hechos en el Instituto Próvolo de Mendoza pidieron "tolerancia cero" para los religiosos que los cometen, durante una conferencia de prensa realizada hoy en la capital de la provincia.

El pedido lo hicieron Integrantes de Ending Clergy Abuse (Fin al Abuso del Clero, ECA) y BishopAccountability.org (Rendición de Cuentas para los Obispos), junto a víctimas y familiares, que además reclamaron frente al Arzobispado -fuertemente custodiada por la Policía Federal- que se acelere la causa judicial que investiga lo ocurrido en ese instituto para chicos hipoacúsicos.

"Estamos reclamando tolerancia cero para el abuso sexual de niños de parte de sacerdotes", lo que implica que "tiene que ser destituido permanentemente de la Iglesia y procesado" en la justicia, afirmó Peter Isely, fundador de ECA, durante la conferencia.

Isely señaló que "el papa Francisco ha prometido tolerancia cero para los abusos sexuales. Sin embargo, no es lo que pasa ni en su propio país", por lo que quieren que venga y "tome responsabilidad de los crímenes que suceden en Argentina y los encubrimientos por parte de los obispos y cardenales".

"El papa Benedicto sabía y el papa Francisco sabía. El arzobispado de Mendoza también sabía que había sido acusado en Italia. Y no lo sacaron de este instituto".

"Tiene una obligación especial y una responsabilidad que cumplir" ante "las víctimas y sobrevivientes en Argentina", dijo -en inglés y con ayuda de un traductor- Isely, al sostener que "el Próvolo es el caso más importante y más emblemático de lo que ha ocurrido" en el país por curas abusadores.

Ver: Próvolo: la carta que tenía Corradi denunciando "conductas feminoides"

Anne Barret Doyle, de BishopAccountability.org indicó que acudieron a la convocatoria para solidarizarse con las víctimas y afirmó que "su valentía" la "inspirará" por el resto de su vida. Barret Doyle aseguró que el Vaticano sabía que el cura Nicola Corradi -quien está con prisión domiciliaria por los abusos en el Próvolo de Mendoza- estaba en la Argentina.

"El papa Benedicto sabía y el papa Francisco sabía. El arzobispado de Mendoza también sabía que había sido acusado en Italia. Y no lo sacaron de este instituto", apuntó.