Día Internacional del beso: los mejores de las películas con su banda sonora - Mendoza Post
Post: Mendoza PostSábado 13 Abr 2019 9 días atrás

Hoy se celebra en todo el mundo el Día del Beso y para celebrarlo esta es una recopilación de los besos de película más representativos con sus respectivas bandas sonoras.

El compositor Alfoso G. Aguilar ha recopilado algunas de las escenas más representativas de la historia del cine.

Casablanca (1942)

Las películas clásicas tienen ese halo de elegancia que hacen que deseemos convertirnos en protagonistas de la historia. Humphrey Bogart e Ingrid Bergman fueron afortunados y representaron uno de los besos más famosos de la historia del cine. Aún hoy As times goes by, interpretada por Dooley Wilson, hace que recordemos la pasión que ambos actores consiguieron trasladar fuera de la pantalla.

Con faldas y a lo loco (1959)

La sensualidad del momento unido a la maestría en la composición de Adolph Deutsch, hicieron que la música que acompañaba a Marilyn Monroe y Tony Curtis convirtiera esta escena en una de las más recordadas del cine clásico. Una auténtica obra de arte a la hora de incluir al espectador en la historia.

Desayuno con diamantes (1961)

Cuando un corazón se rompe siempre hay alguien dispuesto a ayudarle a recomponer los pedazos de tan maltrecha alma. Moon River, de Henry Mancini da vida a una de las escenas que más han hecho por los amantes de todo el mundo, demostrando que el amor todo lo puede. Imposible olvidar a George Peppard y Audrey Hepburn bajo la lluvia besándose con Gato entre los dos.

La princesa prometida (1987)

Todas las historias de amor deberían terminar con un beso así, con una banda sonora original, una mirada intensa y "uno de los besos más apasionados y auténticos del panorama cinematográfico". Mark Knopfler y su I will never love again consigue trasladar a ese mundo épico en el que el beso es el reconocimiento del prometedor futuro que le aguarda a esta pareja.

Cinema Paradiso (1988)

Si hablamos de besos en esta lista no podía faltar esta cinta. Quizá, una de las que más besos ha recogido en una sola trama. Todos ellos regados por el inconfundible Ennio Morricone que consigue con su Tema d'amore demostrar que la música, al igual que el amor, todo lo pueden.

Ghost (1990)

¿Quién no ha soñado con un amor para siempre? ¿Y con uno que continúe incluso, tras la muerte? Righteous Brothers consiguió precisamente eso. Unchained Melodynos demostró que se deben tener sueños, esperanzas y ante todo, sentimientos sempiternos.

Mi chica (1991)

El primer amor nunca se olvida y el primer beso queda impregnado para siempre en los labios de los enamorados. La infancia y su melodía ilusionante hizo de esta pequeña pareja, protagonizada por Macaulay Culkin y Anna Chlumsky, un modelo para un primer beso de película. Aunque no coincida con este momento, lo cierto es que My Girl, de The Temptations, pasará a la historia como una de las canciones más tiernas del cine.

Titanic (1997)

Si desde el principio esta película nos transporta gracias a su escenografía y música a principios del siglo XX, lo cierto es que ese beso cargado de pasión entre un jovencísimo Leonardo Di Caprio y la consolidada Kate Winslet hizo que todos quisiéramos viajar y convertirnos en los reyes del mundo. La potente voz de Celine Dion en My heart will go on hizo que esta canción se convirtiera en una de las más reconocidas y tarareadas.

Moulin Rouge (2001)

Fantasía mezclada con sueños, ese fue el éxito de este musical que, acompañado por las voces de sus protagonistas se convirtió en la banda sonora del amor por excelencia. Desde All I need is love, a We can be heroes, lo cierto es que cada escena incluye pasión, sentimientos y una historia de amor que, pese a su triste final, es capaz de hacernos soñar gracias a las voces de Ewan Mcgregor y Nicole Kidman.

Spiderman (2002)

Aunque no sea la típica comedia romántica, lo cierto es que la acción pasa a un segundo plano cuando Kirsten Dunst levanta la máscara del arácnido más famoso de la historia para besar a Tobey Maguire. La suave melodía a cargo de Danny Elfman que recoge la escena nos transporta a un mundo de superhéroes en el que los buenos siempre ganan y el amor vence a cualquier adversidad.