De cuatrero a matarife: historia confidencial de Alberto Samid - Mendoza Post
Viernes 12 Abr 2019Viernes, 12/04/19 atrás
porChristian Sanz
Secretario Gral. de Redacción

Esta semana, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, aseguró que Mauricio Macri le pidió tomar el caso de Alberto Samid como ejemplo de que en la Argentina "se acabaron los vivos".

Fue en el marco del "paso de comedia" que se dio en los últimos días respecto del "rey de la carne", quien intentó fugarse a Belice, pero fue eyectado prontamente y con gran eficacia.

Las palabras del presidente permiten recordar el historial de trapisondas de Samid, que arrancan en el año 1996, cuando la DGI pidió su detención por conducir una "asociación ilícita integrada por empresas fantasmas, testaferros insolventes y conexiones que alcanzaban a firmas vinculadas con el fraude de la exportación de manufacturas de oro". Es el expediente que más lo complica en estas horas.

Entonces, la DGI denunció que, no obstante jactarse de contar con un patrimonio de casi 100 millones de dólares, el empresario de la carne sólo admitió que su principal sostén económico provenía de donaciones de su familia y de las dietas que cobró como ex legislador.

Quien lo acusó era uno de los capitostes de la entidad recaudatoria, Carlos Sánchez, quien hizo hincapié en que la investigación propia de la DGI permitió desentrañar la existencia "de una estructura delictiva organizada con la finalidad de evadir", cuyo jefe visible era el propio Samid.

La demanda estableció claramente que, entre las diversas empresas que Samid manejaba, en forma directa o por terceros, la evasión alcanzaba los 88.077.885 pesos por retenciones y percepciones efectuadas y no ingresadas.

El trabajo de la DGI, de 65 carillas, fue meticuloso y cuidado, y allí se planteó la sospecha de que el empresario de la carne era dueño directo o por terceros (testaferros) de 27 empresas frigoríficas y faenadoras. La demanda incluyó incluso expresiones públicas de Samid quien aseguró poseer una fábrica de camperas y un local de ventas en la Quinta Avenida, en Nueva York.

"Se jacta de ser el propietario de la cadena de carnicerías La Lonja; acostumbra a movilizarse en helicóptero y en avión, se comunica con una cantidad indeterminada de teléfonos celulares y estima que tiene un patrimonio de casi cien millones de dólares", recoge la denuncia de la DGI.

Por si lo antedicho fuera poco, la propia entidad recaudatoria señaló entonces que Samid tampoco "tributa el impuesto a la riqueza, no ingresa el impuesto a las ganancias ni cumple con sus obligaciones previsionales como trabajador autónomo ni como empleador de los casi 7.500 trabajadores que dice ocupar".

Sueltame pasado

El prontuario de Alberto Samid no es nuevo, arrancó en 1968 con una causa por "hurto calificado". A partir de allí, supo multiplicar sus hojas a través de los años, hasta convertirse en un repertorio por demás variado de carátulas que van desde el robo de automotores hasta la violación de sellos y de las funciones públicas.

Su nombre apareció por primera vez en el tema de la evasión tributaria en los años 80, cuando se gravó con el IVA a las carnes. Por ese entonces, Samid alquilaba el frigorífico Caucán, que había sido de la quebrada Sasetru, por el que debía pagar 100.000 dólares mensuales. Su vida nunca estuvo libre de los escándalos y cuestionamientos, no sólo como empresario, sino también como político, ámbito en el que no logró el poder que hubiese deseado.

A falta de coherencia, Samid fue menemista en la época de Menem y devino en kirchnerista con la asunción del kirchenrismo. Según reveló Jaime Rosemberg hace unos años, sus detractores -numerosos, por cierto- lo acusan de haberse enriquecido evadiendo impuestos, de utilizar su verborragia y su propia humanidad para agredir y trascender, de acomodarse al calor del poder de turno para crecer en el mercado agropecuario.

Con el tono agudo y enérgico que lo caracteriza, él les responde con fiereza: Se autodenomina "un peronista militante", dice que lo atacan por defender "la causa nacional" y desafía a quienes lo cuestionan a que demuestren sus dichos en los tribunales.

Oportunamente, en un extenso diálogo con La Nación, Samid dejó claro que sus amores y odios están bien definidos. Dijo que el gobierno kirchnerista era "el mejor de la historia argentina", y sindicó como responsable de la crisis nacional de sus últimos años a la "oligarquía vacuna", un confuso conglomerado en el que sumó a la Sociedad Rural, los capitales ingleses y los líderes opositores Mauricio Macri y Elisa Carrió.

Respecto a su persona, un antiguo dirigente menemista que pidió reserva de su nombre afirmó: "Es un evasor de todo lo imaginable, paga en negro a sus empleados, debería estar preso si éste fuera un país normal". La misma fuente reveló que hubo una reunión de la corriente peronista Federalismo y Liberación, hacia 1992, en la localidad cordobesa de Cosquín, a la que Samid pretendió sumarse y de la cual fue "echado a patadas".

A su vez, un veterano consignatario del Mercado de Hacienda de Liniers se quejó de la "impunidad con la que actúan él y sus secuaces" y le atribuyó la propiedad de varios frigoríficos.

Pero no todos son testimonios reservados. El 13 de marzo de 2001, diario La Nación convocó a una mesa redonda sobre el tema carnes y allí varios especialistas coincidieron en señalar a Samid como "cuatrero".

Los expositores fueron: el ingeniero Alberto de las Carreras, exvicepresidente de la Cámara de Exportadores de Carne y ex secretario de Comercio Exterior de la Nación, el abogado Carlos García Lorea, coordinador de Acción contra el Crimen Organizado, el Lavado de Dinero y Narcotráfico de la AFIP, y el ingeniero Luis Enrique Garat, ex presidente de la Junta Nacional de Carnes y ex director de la Sociedad Rural Argentina.

Todos los mencionados coincidieron en que la mafia de las carnes ha evolucionado desde la práctica violenta a formas más sofisticadas de negocios de "cuello blanco", y aunque los grandes grupos han sido desbaratados por la Justicia, aún persisten prácticas de abigeato, cuatrerismo y evasión fiscal.

Y allí aparece la primera referencia al vicepresidente del Mercado Central: "Lo primero que hay que decir es que a partir de 1998 la cuestión de la mafia de las carnes se empieza a controlar. Hasta ese momento la gente asociaba los nombres de Alberto Samid o Roque Guerra como los paradigmas de esa mafia", dijo García Lorea.

Garat arrojó sospechas en el mismo sentido: "Samid tuvo un frigorífico grande en Ezeiza, que era del grupo Sasetru, y desde ahí creció. Es lógico suponer que estaba arreglado con alguien, porque tenía un alquiler de 100 mil dólares al mes que no pagó nunca. Pagaba de vez en cuando algo, 10 mil o 20 mil. Con ese frigorífico en sus manos, gratis, creció y creció. La Junta de Carnes había exigido que, para empezar la faena, tenían que depositar un impuesto que se fijaba con las boletas de pago. Y había algo raro ahí. Las boletas decían, por ejemplo, 2 millones con 15 pesos, un millón 23 pesos, y siempre así. Eran millones y monedas, porque eran cifras chicas a las que le, agregaba, los ceros. Eso se documentó y llegó a la DGI, pero él tenía como asesor a alguien que hizo que desapareciera el expediente. Había un duplicado, pero también se perdió".

En estas horas, Samid está siendo investigado por la justicia, al tiempo que permanece en prisión. Parte de lo que los investigadores intentan determinar es lo aquí revelado. El tiempo dirá...