Martes 2 Jun 2015Martes, 02/06/15 atrás
porEmanuel Tristán
Editor de Deportes

Luego de la primera entrega del origen de los apodos (fue Godoy Cruz, el Expreso), ahora la segunda sale con fritas.

Por el diseño de su camiseta, con una banda cruzada, al Club Deportivo Maipú le dicen Cruzado. A causa de que son tres los colores que identifican a la institución de calle Vergara, rojo, blanco y negro, es que también se le dice Tricolor.

Pero en la vida de la institución presidida por Omar Sperdutti existe, desde 1986, un apodo particular y con una historia curiosa que justifica semejante denominación.

El Botellero

El nacimiento de esta denominación surgió luego de conseguir el ascenso al Nacional B, en el año 1986, y fue a causa del presidente de ese entonces, Juan Carlos Andrada. Ese año, el mandamás del Cruzado organizó una masiva recolección de botellas de vidrio a fin de venderlas y recaudar fondos para afrontar el presupuesto de la competencia.

Maipú, en el Nacional B de 1989.

Parados: Gazzaniga, Lamolla, Funes, Barrios, Franco y Torletti. Agachados: Corró, Alberto H. Rodríguez, Escobar, Nocelli y Navarro. 

Al Club Deportivo Maipú lo fundaron en diciembre de 1927 a partir de la fusión del Sportivo Maipú y el Pedal Club Maipú.  Luego de 60 años de historia, tras haber transitado por diferentes categorías, logró el ascenso al Nacional B en 1986.

Fue en esa categoría fue donde adoptó su apodo emblemático, más precisamente en el segundo año del torneo de ascenso más importante de Argentina, cuando el presidente Andrada, junto al resto de la comisión directiva, impulsó la idea de recolectar botellas de vidrio (en ese momento tenían una alta cotización) con el fin de recaudar fondos para el pago de los sueldos y otros gastos que tenía el club. Esto provocó que numerosos hinchas y simpatizantes, día tras día, recorrieran Maipú en búsqueda de botellas para poder ayudar a su club.

Los hinchas botelleros.

Fue tan grande, masiva y existosa la campaña que al club se lo empezó a denominar “Botellero”, apodo que continúa hasta la fecha.

Agradecimientos: Walter Tirapu / Darío "Pichu" Pizzolatto / Gabriel García.