Yamila de San Rafael: "Detrás de la corona hay una mujer que trabaja y que lucha" - Mendoza Post
Martes 26 Feb 2019
porAndrea Bono
Sociales

Con 22 años, Yamila Carallol representó al distrito de Goudge en la fiesta "Somos compadres del viento" y será la esperanza de San Rafael el próximo 9 de Marzo en el anfiteatro.

Tiene cabello rubio, ojos verdes y una personalidad súper alegre y activa que la mantiene en permanente movimiento. Imposible aburrirse si la tenés al lado. ¡Vamos a conocerla!

- Si tuvieras que autodescribirte, ¿qué dirías?

Soy una persona súper simpática, empática e hiperactiva. Soy sincera, a veces demasiado, y me ha traído muchos problemas. Por ahí las personas tienen actitudes que no me gustan y voy y se los digo, yo me siento mejor al decirlo, aunque se queden descolocados.

- ¿Qué te gusta hacer?

En mi tiempo libre, que es muy poquito, me voy a una cabaña que tenemos en San Rafael a andar a caballo y a compartir con mi familia, dos cosas que me encantan. Mi abuelo me enseñó a andar a caballo de muy chiquita, desde los tres años.

- ¿Hace cuánto que estás de novia?

Hace poquito, siete meses. Pasa que antes era mi amigo, nos conocimos en el viaje de egresados y nos hicimos re amigos. Él es de Guaymallén, así que sólo nos vemos los fines de semana, lo que tiene sus pro y sus contra. Durante la semana me dedico a hacer mis actividades y puedo dejar el fin de semana para verlo y para pasear. Si te ves en la semana con tu novio, perdés mucho tiempo.

- ¿Trabajás? ¿Estudiás?

Estoy estudiando contador público y voy muy bien, estoy en cuarto año y además estoy trabajando en la mañana en un estudio contable desde el 2016. También, de muy chiquita bailé, y después en la escuela, que es un colegio de artes, elegí la especialidad en danzas folclóricas y me recibí de Técnica en Danzas Folclóricas. Ahora hago danza clásica en un instituto de San Rafael.

- ¿Hablás algún idioma?

Sí, inglés. Me recibí de profesora en un instituto que dura nueve años. Soy muy perfeccionista, no me gustaba hacer los cursos acelerados. Me gusta dedicarle todo el año a madurar los conceptos, hice todo el curso tranquila. No me gusta dar clases, aunque si alguien necesita lo ayudo.

- ¿Hacés algún deporte?

No me llevo con los deportes, soy media chancleta. Hago pilates, eso sí.

- ¿Cuándo empezó a interesarte Vendimia?

Siempre. Mi abuelo es un pequeño productor en Goudge, así que siempre se ha hablado de Vendimia en mi casa. Representé a ese distrito como un homenaje a mi abuelo, porque a él le gustaba ayudar a la gente.

- ¿Cómo decidiste presentarte para reina?

Siempre quise participar, pero no me animaba por cuestiones académicas. Estaba muy ocupada y esto lo veo como un compromiso, como un trabajo al que hay que dedicarle tiempo. Hay mucha gente que espera mucho de vos. Este año me buscó Celi -su coordinadora- y como estaba más tranquila en la facu, decidí que sí.

- ¿Cómo viviste la elección departamental?

En familia. Estaba ansiosa y nerviosa, pero cuando veía a mi familia, mis amigos y mi novio, era re lindo y me acompañaron muchísimo, así que contrarrestaba los nervios con la felicidad.

- ¿Cómo se tomó tu novio el reinado?

Él era el que quería. Desde que éramos amigos me decía que me presentara. Así que cuando le dije que había aceptado estaba como loco.

- ¿Cuáles son tus objetivos como reina departamental?

Yo empecé con mis proyectos en Goudge desde que salí reina distrital. Así que esos obviamente los quiero cumplir, por ejemplo: hay una escuela con niños con discapacidad que tiene una casita súper chiquita como edificio y no tienen espacio para hacer todas las actividades que necesitan hacer. Ahora se les vence el contrato, así que quiero ayudarlos a conseguir un lugar más grande. Por otro lado, quería ver si puedo llevar una escuela de arte al distrito, porque si bien no es muy lejos, es difícil llegar. En cuanto al departamento, trabajaría muchísimo en lo social en conjunto con todas mis compañeras distritales, que tienen proyectos muy buenos.

- ¿Cómo se llevan entre todas las reinas distritales?

Bien, somos 18. La última reina distrital electa fue en diciembre, así que tuvimos todo este tiempo compartiendo un montón de cosas, hicimos actividades recreativas y capacitaciones y nos divertimos mucho, estuvo muy bueno.

- ¿Por qué creés que vos tenés que ser la reina nacional?

Es que es un sueño. A mí me gustaría promocionar muchísimo Mendoza. Si vos mirás, cada departamento tiene algo hermoso que mostrar y eso es algo que me gustaría mucho llevar al mundo, y siendo Reina Nacional hay mucho mayor alcance que siendo departamental. Me gustaría ser un nexo entre las personas que quieren y pueden ayudar y las distintas necesidades que existan.

- ¿Qué pensás del papel de la mujer en vendimia? ¿Por qué creés que es importante que haya una reina?

La mujer ha ido evolucionando a lo largo del tiempo, algo que apoyo siendo reina y desde antes siendo Yamila Carallol. En Vendimia, está bueno que la mujer demuestre las capacidades que tiene. Puede trabajar y ayudar a mucha gente, y eso está buenísimo. No pienso que sea una cosificación, porque detrás de la corona hay una mujer que trabaja y que lucha por un montón de personas. La Reina es una embajadora, es parte de nuestra identidad cultural.

- ¿Qué opinás de este fenómeno que se está dando ahora del empoderamiento de la mujer y el feminismo?

Apoyar, siempre. Como te digo, reina o no reina yo soy mujer y me ha tocado vivir situaciones feas y hasta humillantes que todas vivimos a diario, entonces lo apoyo muchísimo. Está bueno que nos hagamos escuchar y nos apoyemos entre todas para poder, en un futuro, ir parando esto. Es la esperanza que tengo y creo que tenemos todas.

- ¿Creés esto va a afectar de alguna manera a la Fiesta de la Vendimia como coronación de una reina?

Si lo ves desde el lado de trabajar por los demás, no debería. La Reina es una embajadora, alguien que ayuda, que escucha y tiene empatía. No es cosificada desde mi punto de vista.

- Para esta vendimia se presentaron a competir 8 chicas trans. ¿Qué opinás al respecto?

Realmente, no tendría por qué estar en contra. Para mí somos todas mujeres y todas merecemos participar y tener nuestro lugar. Pienso que si están comprometidas con Vendimia, cualquier persona puede ayudar.

- ¿Pensás que Mendoza está preparada para tener una Reina de la Vendimia trans?

¿Por qué no? Yo pienso que sí, insisto: cualquier persona puede ayudar a los demás, ¿por qué no lo va a poder ayudar como Reina? Mientras haya respeto y compromiso, todos podemos hacerlo.

- ¿Cómo creés, desde lo turístico, que vos podrías ayudar a promocionar Mendoza en el mundo?

Primero, tendría que capacitarme muchísimo sobre los lugares que no conozco de Mendoza. Estaría bueno hacer stands e ir llevando productos regionales de cada uno de los departamentos, charlar con los extranjeros... Visitaría distintos lugares y haría reuniones culturales para poder promocionar la provincia como se debe.

- Si yo fuera una turista que quiere conocer San Rafael, ¿a dónde me llevarías?

Turísticamente San Rafael es bellísimo, tengo suerte de vivir ahí. Es un departamento bello que es muy pujante y tiene de todo, para todas las edades y todos los gustos. Por eso está bueno promocionarlo en todas las épocas del año. Lo que es Valle Grande está muy bueno, hay actividades tranquilas como cabalgatas como también hay deportes extremos. Los Reyunos, el Nihuil, son lugares muy lindos donde hay muchas cosas lindas para conocer y para hacer. Como recomendación, que yo lo acabo de conocer, el Laberinto de Borges. Cómo se ve el atardecer en ese lugar es magnífico.

- Si fueras intendente, ¿qué harías por tu departamento?

Yo veo a San Rafael muy ordenado y muy bonito. Hay muchos lugares que tienen necesidades más marcadas porque están más lejos, pero por donde lo mires el departamento es bellísimo y la gente es bellísima. No creo que haya algo que esté mal.

- ¿Le agregarías algo a la Fiesta de la Vendimia?

Me gustaría que se reservaran un poco más de entradas para los productores. Te digo porque mi abuelo fue productor, una persona de finca y yo creo que nunca fue a una Fiesta, ni allá ni acá. Es un homenaje para ellos que trabajan de sol a sol, con las contingencias climáticas que son durísimas, ellos merecen su lugar y estar ahí. Está buenísimo que se agoten las entradas, porque eso quiere decir que hay mucha gente interesada en ir, pero creo que tendría que haber un lugarcito para ellos.

Lugar: Hotel Esplendor Mendoza.

Fotos: Marcelo Carubin.