Lunes 11 Feb 2019 9 días atrás
porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

Hay un apuro creciente entre los productores y elaboradores. Los 300 millones de vino que quedaron de 2018 deberían ser vendidos en el exterior.

Esa es la idea primaria que moviliza a los dirigentes del sector que hoy se reunirán ( martes a las 14:00 en el Quinto Piso de la Legislatura) con los parlamentarios peronistas para plantear el estado de tensión que crece.

Lo consecuente es la iniciativa oficial de destinar mil millones de pesos para la compra de ese vino y colocarlo en el mercado exterior.

Es lo que se llama Plan Plurianual de Estabilización Vitivinícola que está en ciernes en el Gobierno para ser enviado a la Legislatura.

Martín Kerchner ya tiene el proyecto del FAV para mandarlo a la Legislatura de Mendoza.

Ese plan contiene lo que se conoce entre los interesados como el Fondo Anticíclico del Vino que se consolidaría con ese dinero estimado por el ministro Economía Martín Kerchner.

Entre los diputados peronistas hay recelo antes del cónclave con los vocero vínicos

"He estado chequeando en el sistema de la Cámara (de Diputados) y no se registra el ingreso de ningún proyecto del P.E (Poder Ejecutivo) sobre el tema. Por tal motivo no nos es posible opinar. El gobierno nos tiene acostumbrados a plantear los proyectos primero a la prensa, eso dificulta mucho nuestra tarea. Nos quieren hacer opinar sobre supuestos" se quejó por WhatsApp la presidenta del bloque justicialista Carina Segovia.

La caída del consumo en el mercado interno del vino obliga a buscar variables en los productos y presentaciones.

Dado este panorama, desde el sector esperan que se genere un consenso que destrabe el primer obstáculo que es la salida del vino excedente antes de iniciar la cosecha 2019.

El clima preelectoral evidentemente puede llegar a condicionar las tratativas para sacar la ley del FAV.

La Unión Vitivinícola Argentina, una de las entidades afectadas por la crisis, tiene en Sergio Villanueva a  un activo representante que hizo dos observaciones en estas últimas horas. 

1- Debe ser el Gobierno provincial quien tiene que suavizar los efectos nocivos de la política tributaria nacional.

2- El gran problema es el vino almacenado desde el año pasado porque será un lastre para el sector y repercutirá en la economía local.

Pero hay preguntas sin responder que persisten en este tiempo:

¿Quién comprará el vino? ¿Mendoza Fiduciaria? ¿A qué precio? ¿Venderá el vino a menor precio de mercado? ¿El Gobierno será el "dueño" del vino excedente? ¿Y si no se vende el vino, el Estado deberá guardar ese vino? ¿Dónde?

Carina Segovia