Cornejo firmó el decreto que ordena no construir en el Piedemonte - Mendoza Post
Viernes 8 Feb 2019Viernes, 08/02/19 atrás
porLaura Antún
Editora Gral

Antes de partir a Estados Unidos, el gobernador Alfredo Cornejo dejó firmado el decreto que suspende las edificaciones en el piedemonte mendocino, un enclave de moda para los nuevos barrios privados que crece desordenadamente al ritmo del riesgo aluvional y del desplazamiento de especies autóctonas.

Cornejo declaró a Mendoza en "emergencia ambiental", ya que tanto cemento tapa la absorción natural de la tierra del agua que viene de la montaña, y  que puede bajar a Mendoza con consecuencias nefastas .

"El Artículo 41 de la Constitución Nacional reconoce a los habitantes el derecho a un ambiente sano, ligado al principio de sustentabilidad, estableciendo consecuentemente el deber de las autoridades de proveer a su protección según su competencia", afirma el primer párrafo del decreto.

La decisión apunta a "la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica y a la información y educación ambiental".

Los derechos individuales, asegura el decreto, no pueden afectar a los demás. Edificios al pie de la montaña y calles donde antes había cauces evidentemente no son para beneficio colectivo.

"No se debe afectar el funcionamiento ni la sustentabilidad de los ecosistemas de la flora, la fauna, la biodiversidad, el agua, los valores culturales, el paisaje, entre otros, según los criterios previstos en la ley especial".

"Dicha preservación, conservación, defensa y mejoramiento del ambiente también comprende el ordenamiento territorial y la planificación de los procesos de urbanización, poblamiento, industrialización, expansión de fronteras productivas, en función de los valores del ambiente; así como la utilización racional del suelo, atmósfera, agua, flora, fauna, paisaje, fuentes energéticas y demás recursos naturales en función de los valores del ambiente", amplía.

En la actualidad, los barrios cerca de la montaña proliferan y hay hasta edificios que tapan un cerro. 

La idea es frenar eso, aunque el decreto alcanzará a los proyectos que aún no tienen permisos, es decir, no será retroactivo.

"Cualquier amenaza al equilibrio ecológico, al desarrollo sustentable, al ordenamiento ambiental del territorio o que implique un grave riesgo de daño ambiental o amenaza natural que implique riesgo a la seguridad pública, genera el deber inmediato de las autoridades de adoptar y ejecutar todas las medidas necesarias que resguarden el derecho; todo ello, en aplicación de los principios de prevención y precaución", argumenta.

Un peligro

Más adelante, el decreto dice lo que todos sabemos: tanta casa y edificio en zona aluvional es un peligro para los que viven en otras zonas porque el agua indefectiblemente baja.

De hecho, hay un estudio coordinado por la Agencia de Cambio Climático y la Agencia Provincial de Ordenamiento Territorial, desarrollado por el Instituto Nacional del Agua (INA), que señala las amenazas aluvionales ante terrenos que ya no pueden absorber el agua que baja de la montaña. .

Quien incumpla esta disposición tendrá sanciones penales y multas, ya que estará, según señala el decreto, violando leyes ya vigentes sobre medioambiente.

"Es muy probable que vengan planteos judiciales", aseguró esta mañana Marcelo Bargazzi, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción Delegación Mendoza en radio Mitre.

"Como cámara no hemos tocado el tema, porque esto ha salido ayer. De todos modos hay una Cámara de Desarrolladores que entiendo que son los más afectados directamente",