Las "niñas madres" son violadas siempre y su embarazo es forzado - Mendoza Post
Sábado 2 Feb 2019Sábado, 02/02/19 atrás
porAna Paula Negri
Periodista

Decir que el diario La Nación "romantizó" las violaciones y abusos a nenas de 12 años o menos es una forma cuando menos "liviana" de describir la violencia a la que las niñas que se quedan embarazadas de sus abusadores son sometidas.

No solo en el momento del abuso mismo sino en la vulneración de sus derechos a que le sea practicado un aborto legal en el marco de la Interrupción Legal del Embarazo amparado por nuestro Código Penal en su artículo 86.

Al respecto, muchas periodistas, especialmente las y los que integran el diario, mostraron su repudio en las redes con una foto en el centro de la redacción con un cartel que decía "Niñas, no madres".

 Colegas de otros medios escribieron sus propias columnas al respecto destacando diferentes aspectos del contenido.

Al respecto, se expresaron en contra con sus correspondientes comunicados UNICEF y la Fundación Huésped.

La docente e investigadora del CONICET, Valeria Hasan, marcó los puntos claves de este editorial en diálogo con el Post: "El núcleo central de la nota está en el instinto materno que es lo primero que hay que desanudar porque no existe un instinto materno sino que la maternidad es una cuestión cultural de nuestras sociedades y es relativamente nuevo en la historia de la humanidad. Es cultural y social y se remite a la modernidad. Somos educadas, somos enseñadas a ser madres, nos educan así desde muy pequeñas. Nos van entrenando en la maternidad".

Resaltó que: "el hecho de tener un aparato sexual reproductivo que nos permite ser madres, no se sigue que las mujeres tengamos obligatoriamente, naturalmente que ser madres".

Valeria Hasan, docente e investigadora del CONICET. Foto: UNCUYO

"Entonces la nota está armada en este eje central que es el instinto que haría que estas niñas pequeñas, 'jóvenes madres', tengan que sí o sí llevar adelante estos embarazos", explicó y agregó:"¿de qué edades hablaríamos? ¿cuándo una mujer sería una joven madre? A los 18, a los 20, a los 25, no a los 12 ni a los 10, eso es una niña, no es una mujer. El aparato reproductivo femenino se termina de desarrollar en la adolescencia, el hecho de que lo tenga no quiere decir que haya terminado de madurar efectivamente. Que pueda gestar no quiere decir que su vida no corra peligro porque su cuerpo no se ha terminado de formar".

A este respecto, la licenciada en obstetricia, Celeste Huwyler, detalló que el mayor peligro es que las nenas detengan su desarrollo, que los nutrientes que necesitan para nutrir las células de todo su cuerpo, neuronas, músculos, huesos y demás órganos no lleguen ya que el cuerpo de la mujer prioriza el feto en gestación.

En cuanta a esta "romantización" de los abusos, Hasan aseguró: "Está eludida la cuestión de las violaciones y de los abusos donde estas niñas son forzadas a la maternidad. Hay maternidades que no son consentidas, entonces ¿ellas serían "valientes" por llevar adelante los embarazos? Ahí hay un juego de palabras. Como básico deberíamos hablar del consentimiento, están embarazadas y no han dado su consentimiento para estar embarazadas entonces no son embarazos elegidos sino que son abusos y violaciones, no están abordados de esta manera".

"Aparece la cuestión de la educación sexual pero no de la Educación Sexual Integral (ESI) porque el diario La Nación va a defender valores e ideas que se corresponden con los valores más conservadores de la sociedad. No va a decir ESI porque no está de acuerdo con los tópicos que propone y sí la va a utilizar como argumento para defender aquellos valores que sí le interesa para que las chicas se eduquen para no quedarse embarazadas".

También se refirió a "la idea muy fuerte de las abuelas abortistas que está dicho de manera muy agresiva que en realidad lo que pretenden es defender el derecho de sus hijas a interrumpir esos embarazos para protegerlas por el peligro que conlleva que lleven adelante un embarazo cuando son niñas".

Por su parte, La Nación esta mañana a primera hora se limitó a "lamentarse" por una mala interpretación de lo publicado.