Productores mendocinos, preocupados por el precio del durazno de industria - Mendoza Post
Productores mendocinos, preocupados por el precio del durazno de industria

Desde la FEM advierten que la situación de la producción frutícola en Mendoza es realmente difícil.

Productores mendocinos, preocupados por el precio del durazno de industria

Por: Mendoza PostMartes 29 Ene 2019

La Federación Económica de Mendoza (FEM) y sus cámaras asociadas en alerta por la profunda crisis que atraviesa en sector frutícola de Mendoza. Aseguran que "El precio para el durazno en el orden de los $6 a $7 que es el mismo valor que se pagó hace tres años atrás ", advierten de la FEM. 

"La situación de la producción frutícola en Mendoza es realmente difícil, se han perdido miles de hectáreas. Con ello han desaparecido productores y sus actividades asociadas. Basta analizar cuántas agroindustrias procesadoras de durazno hoy funcionan para conocer la situación del sector, por lo que que si no se defienda al productor, tampoco las industrias tienen razón de existir", dice la FEM.

Es habitual que durante el periodo de cosecha se defina el precio que recibirá el productor y esto se da por una situación de volumen de oferta y demanda.

"La producción frutícola en Mendoza "es realmente difícil". 

El pronóstico de cosecha es de un 37% menor que el 2018 y se estimó en 127.421 toneladas, las que posiblemente sólo lleguen a 100.000 pues lo que se aprecia a medida que avanza la cosecha es que el volumen es aún menor a lo pronosticado.

Además el aumento de los costos para el productor (energía, mano de obra, fertilizantes, agroquímicos, impuestos) han tenido una magnitud que no se corresponde con el aumento del valor de su producto. Esto genera pérdida de rentabilidad, nula inversión y que se dejen de practicar las labores culturales, con lo que finalmente se termina abandonando la producción.

A la fecha sólo una industria está dando como base de precio para un kilo de durazno un valor de $9 para el de primera calidad, con lo que finalmente el productor recibirá un precio menor de acuerdo a un promedio de su calidad.

El problema radica en que una sola industria no puede absorber toda la producción, por el contrario recibe sólo la fruta de sus productores habituales, por lo cual si las demás entran en una especulación, una vez que está completado su cupo el resto puede comprar fruta a menor precio, generando un perjuicio para los productores y creando una situación de desventaja para quien decidió pagar un mejor precio por la fruta. Esta es la situación en la que hoy se encuentra el sector.

Para finalizar FEM y productores expresan que precios para el durazno en el orden de los $6 a $7 que es el mismo valor que se pagó tres años atrás significaría el certificado de defunción para muchas hectáreas.