Viernes 11 Ene 2019Viernes, 11/01/19 atrás
porAna Montes de Oca
Periodista

En un acuerdo que, además de ser histórico, sienta un precedente importante en el manejo de las relaciones laborales, representantes de los trabajadores del petróleo, empresarios y gobierno firmaron un acuerdo que asegura que no habrá paros en la actividad hidrocarburífera.  

Este acuerdo funciona como un blindaje laboral para el sector ya que, a cambio del compromiso de "paz social", las empresas se comprometieron a no realizar despidos. Además, la idea es lograr incentivos para que las empresas inviertan en Mendoza, teniendo en cuenta que hay una clara competencia con la provincia de Neuquén en cuanto a la explotación de Vaca Muerta. 

Si bien al convenio no adhirió el sindicato que agrupa a la mayor cantidad de empleados del sector (el del Petróleo y Gas Privado de Cuyo, que comanda David Castro), el del Personal Jerárquico comandado por Julián Matamala fue, por el contrario, uno de los impulsores del proyecto.   

"Nosotros pensamos en los trabajadores, esta es una forma de asegurar las fuentes laborales que ya existen y también de fomentar que las empresas inviertan en Mendoza y den más trabajo que es lo que necesitamos", resumió Matamala. 

El gobernador Alfredo Cornejo destacó el sector como la principal actividad económica de la provincia y por eso es necesario rescatarla. En este sentido, fuentes del sector adelantaron al Post que antes de fines de enero la provincia recibirá representantes de dos de las más grandes empresas petroleras del mundo, de origen árabe, que tienen intenciones en invertir no sólo en la parte mendocina de Vaca Muerta, sino también en otra formación de no convencional al norte de Mendoza. 

Por su parte, el ministro de Trabajo y Producción Dante Sica, aseguró que "esto les dice a los inversores que Argentina quiere desarrollarse con reglas estables".   

El acuerdo sectorial prevé la "protección del desarrollo de la exploración y explotación no convencional de hidrocarburos", es decir que busca ampliar las inversiones en las que se utiliza la técnica del frácking.