En Mendoza no hay Hantavirus... pero cuidado si viajás - Mendoza Post
Viernes 4 Ene 2019Viernes, 04/01/19 atrás
porAna Montes de Oca
Periodista

Mendoza no es zona de Hantavirus y no se ha registrado ningún caso por el momento. Así lo informó Sergio Saracco, director de Toxicología del ministerio de Salud. Sin embargo, advirtió que hay que tener recaudos cuando se viaje a las provincias afectadas.

"Si bien en Mendoza tenemos roedores (ratas, pericotes, cuises), no es zona con presencia de Hantavirus a pesar de tener el vector. Es como el Dengue o Zica, aunque hay presencia de mosquito Aedes Aegypti, no están contaminados", aseguró el médico al Post.

Sin embargo, recordó que al estar en época de vacaciones, hay que tener cuidado cuando se viaja a zonas endémicas y, sobre todo, si se va de campamento en carpa o en cabañas cerca de montes.

Los roedores transmiten la enfermedad

Las cuatro zonas endémicas son: al Norte, Salta y Jujuy; en el centro del país la provincia de Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos; al noreste la provincia de Misiones y al sur Neuquén, Río Negro y Chubut. En esta última la Secretaría de Salud de la Nación ya emitió un alerta epidemiológico.

"Es importante colocar las carpas lejos de basurales, pastizales o de montículos de leña o maderas adonde puedan anidar los roedores. También evitar dormir al ras del suelo porque el virus se transmite por restos de orina del animal", aclaró Saracco.

Cuidado con los lgares adonde se acampa

En este sentido, explicó que, al secarse la orina, queda un polvillo muy volátil que transmite la enfermedad. "Por eso también cando se alquilan cabañas hay que registrar muy bien la limpieza y condiciones higiénicas del lugar."

Qué es y cómo cuidarse

El hantavirus es una enfermedad viral aguda grave, causada por un virus que transmiten los ratones silvestres (principalmente los colilargos) y llega a las personas porque despiden el virus a través de la saliva, las heces y la orina.

Se transmite principalmente por inhalación: cuando respiramos en lugares abiertos o cerrados (galpones, huertas, pastizales) donde las heces o la orina de los roedores infectados desprendieron el virus contaminando el ambiente.

También se adquiere por contacto directo al tocar roedores vivos o muertos infectados, o las heces o la orina de estos roedores, por mordeduras y por vía interhumana. En este caso puede transmitirse entre personas a través del contacto estrecho con una persona infectada durante los primeros días de síntomas, a través de la vía aérea.

Nunca hay que tocar a los animales

El período de incubación puede durar un par de semanas hasta la aparición de los síntomas, que se parecen a un estado gripal: fiebre, dolores musculares, escalofríos, dolores de cabeza, náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea. Después de algunos días puede haber dificultad respiratoria que puede agravarse produciendo lo que se conoce como "síndrome cardiopulmonar por hantavirus", que puede llevar a la muerte si la persona no es internada a tiempo.

"Si se llegase a encontrar un roedor muerto nunca hay que tocarlo directamente, en lo posible hay que quemarlo o sumergirlo en lavandina por lo menos 30 minutos y enterrarlo al menos a 30 centímetros de profundidad", advirtió Saracco.

En Mendoza, cuidado con los murciélagos

Con respecto a los murciélagos, Saracco alertó que, si bien no hay registros de rabia transmitida por esos animales, "Con ellos sí tenemos un alerta porque su presencia viene aumentando significativamente".

Sí hay que estar alertas cando se ve un ejemplar caído en el suelo porque es un síntoma de que está enfermo. Por eso, lo mejor es taparlo con un balde y llamar a zoonosis del municipio correspondiente o del Ministerio de Salud para que los analicen y detecten si hay murciélagos qe puedan llegar a transmitir rabia.