Los monjes tupungatinos acusados de abuso se comparan con Jesús - Mendoza Post
Los monjes tupungatinos acusados de abuso se comparan con Jesús

En una carta que hicieron pública en las últimas horas, los monjes de la orden del Cristo Orante compararon la acusación que viven con la pasión de Cristo. Aseguran ser inocentes.

Los monjes tupungatinos acusados de abuso se comparan con Jesús

Por: Mendoza PostJueves 3 Ene 2019

En las últimas horas, se conoció la carta de uno de los monjes mendocinos acusados de abuso, Diego Roque.

Allí, niega los hechos por los cuales se lo ha señalado y, en un texto cargado de religiosidad y misticismo, compara lo que le ocurrió con la pasión de Cristo.

Lo hace en su nombre y el de su compañero, Oscar Portillo, según refiere en su misiva. También agradece a quienes dan su apoyo y describe el estado de las celdas donde se encuentran alojados.

Los monjes del Cristo Orante

A continuación, la carta completa:

Queridos hermanos míos: aquí estamos, presentes. Dando nuestro presente. Ad sum. La guerra, finalmente, ha comenzado. Bendito sea Dios. Como todo soldado sabe los miedos y temores, angustias e incertidumbres, son fantasmas horrendos que terminan definitivamente cuando el primer fogonazo da comienzo a la contienda. Ahí terminan los miedos y empieza la Acción de Dios. Por eso, de nuevo: comenzó la guerra, arrancó el combate; ¡Enhorabuena!

Estamos muy bien ambos con el padre Oscar y de un modo estable, constante, sin siquiera altibajos pasajeros. Son tantas gracias las recibidas desde la detención el día del discípulo amado, que no sabemos ya donde acaudalarlas en este estrecho lugar. No me animo casi a escribirlo pero de algún modo estamos contentos de poder padecer esto por Nuestro Amado Dios y Señor que pasó por esto y ¡tanto más! Una sola tentación nos asecha pero la rechazamos entre ambos: el creernos los Van Thuam, cuando estamos a muy lejos de padecer todo eso

Sí nos duele el dolor de ustedes y de tanta gente, y la imagen de la Iglesia y la salvación de la historia. Pero nosotros, lo nuestro, es una inmensa gracia.

Compartimos este calabozo, el subsuelo, casi sin luz del sol (ni reloj) con siete reclusos. La selección no puede ser mejor. Hasta rezamos antes de comer. Nos hicimos de un recodo de este laberinto y lo marcamos como territorio, de modo que los otros nos la respeten. Es "el rincón de los monjes", y ahí... qué decirles, ahí pasa de todo, de las gracias más bellas que treinta años de vida monástica me vedaron. El Cielo se abre de par en par, como una exclusa. Celebramos la Misa, algo clandestina, con un permiso algo precario pero no es peligroso. Los guardias saben. Los demás reclusos nos ayudan a juntar cajas y cartones y armar el altar, y un cura nos pasó hostias, vino y un misalito. Rezamos el oficio, adoramos al Señor, el Rosario, y demás yerbas. Todo en un clima, en una atmosfera que linda con lo inefable. Hay mucha Luz divina en esta tiniebla.

Las celdas son limpias. Nos dicen (2x1) y allí quedamos encerrados en determinados horarios y la noche (no entendemos muy bien aún cual el la rutina de este monasterio). Pero se cumple lo del poeta: la celda no tiene techo (no literalmente, claro). Pero en 2x1 se eleva a una inmensidad vertiginosa. Ni todo el basto viñedo de Gualtallary es comparable a la inmensidad que se despliega en esta diminuta celda. Celda viene de Cielo y lo hemos dicho miles de veces en treinta años. Pues hoy recién lo entiendo. Lo vi.

Estamos ambos aprendiendo a ser monjes. De una buena vez. Ya no es el alejarse del mundo, apartarse de los hombres como a mí me resulta bucólicamente, sino en la firme forma que el Señor los dispone. Ya no es renunciar a muchas cosas bajo el formato comedido de una Regla. De poco serviría toda esa renuncia si no somos capases de renunciar a ella misma.

Es el monacato desnudo. En estado puro. Obediente, casto y pobre. Entregado. Libérrimo.

Y el estar juntos con el padre Oscar (jamás nos separamos, ni en aquella primer noche en que pasamos por 4 calabozos distintos) es un regalo inolvidable.

Sí. Sepan que si hasta el 27 había 1 monasterio del Cristo Orante, pues ahora hay 2. Sin licencias a certificar sino otorgadas en mano propia del mismísimo Rey y Señor. Cuando pasen cerca del Bustelo sepan que ahí atrás, 4 metros bajo el suelo, hay monjes orando por la Babilonia perdida, y que si alguna vez nos ufanamos de haber llenado ese auditorio y de haber dicho muchas cosas bonitas, tengo la certeza absoluta de estar ambos predicando el Evangelio más puro desde este calabozo. Los frutos tardaran un poco- como toda semilla tiene que germinar- pero llegará y será abundante, Dios sea bendito por sus designios de amor.

Agradecemos profundamente todas las plegarias que están elevando. Que no sean solo para nosotros, sino para los enemigos. No pierdan la paz ni la mansedumbre. Todo sirve para el bien de los amigos de la Cruz. Omnia in bonun.

El padre Oscar los saluda por mi intermedio lleno de gratitud.

Les mandamos un gran abrazo en el Señor, que vuelve de un momento a otro. ¡Viva Cristo Rey!