El relato de un violento asalto en Rivadavia - Mendoza Post
Por: Mendoza PostViernes 22 May 2015

Ayer cerca de las siete de la tarde, Eduardo Santarelli (59) y su mujer Liliana Giacca se encontraban en Guaymallén cuando delincuentes armados con arma blanca los amenazan y se llevaron la camioneta Hilux en la que se transportaban, la billetera de Santarelli con documentación y quinientos pesos.

Tomaron rehenes, dispararon a la familia y redujeron a dos ancianos diciendo que eran policías en Rivadavia.

Los ladrones se dan a la fuga por la calle Las Cañas hacia el norte y cerca de las 23 encuentran en calle Uruguay y Francisco de la Reta el vehículo sin la patente.

Cerca de la medianoche, Humberto Santarelli (82) y su esposa Isabel Indurail (94) estaban en su casa de la calle Avellaneda y Reconquista de Rivadavia junto a sus cuidadores Ramona Romero (36) y Jorge Romero (34) cuando llegaron los malvivientes en un Honda Civic argumentando que eran policías. La familia hasta les mostró los documentos de la camioneta que había sido robada previamente.

Los delincuentes redujeron a los ancianos a punta de pistola y forcejearon con Jorge Romero quien golpea con el puño a uno de ellos lastimándose la mano.

Es en ese momento llega el hijo de Santarelli, a quien le habían robado la camioneta, con su familia a su casa y los ladrones, fingiendo ser policías, les dicen que no pueden entrar a la casa porque están trabajando.

Este es el trayecto que hizo Eduardo Santarelli para llegar a casa de sus padres:

La familia sospecha de la situación y Liliana sale corriendo. Uno de los agresores la toma de rehén y la amenaza con un arma de fuego en el cuello. En ese instante una de sus hijas, Silvia Giacca, reacciona y colisiona el vehículo de los agresores con el Gol Trend, en el que había llegado la familia, para amedrentarlos.

En ese momento los sujetos sueltan a Liliana y le disparan a Eduardo quien debió tirarse al piso pero no resultó lesionado. Posteriormente los agresores se suben al Honda Civic en que llegaron y se dan a la fuga.

Los policías siguen buscando a los delincuentes.


Las víctimas salen en persecución de los mismos y es en la esquina de Sarmiento y Güemes, de Rivadavia, que encuentran abandonado el auto de los agresores, que había sido robado el 7 de mayo del corriente. En cuyo interior se encontraban las llaves de la Hilux de Eduardo, la chapa patente del Honda Civic, pelucas, una mochila y un celular.

Según el relato de los testigos, los ladrones se subieron al taxi 13002 en la terminal de Rivadavia conducido por Sergio Acosta (36). Logran localizar el vehículo y la policía aprehende al chofer del taxi y a Ramón Rios (39) en la ruta 7, en Maipú, y dos autos más logran darse a la fuga.

Interviene Oficina Fiscal de Rivadavia.