Alerta fiestas: Por qué el alcohol provoca violencia - Mendoza Post
Alerta fiestas: Por qué el alcohol provoca violencia

El experto en toxicología Sergio Saracco explicó las causas fisiológicas de los actos violentos y deshinibitorios.

Alerta fiestas: Por qué el alcohol provoca violencia

Viernes 21 Dic 2018
porAna Paula Negri
Periodista

El consumo de alcohol durante las fiestas en general resulta excesivo. No es un tema menor, ya que el abuso de estas sustancias puede provocar comportamientos deshinibitorios, actos violentos y conducción peligrosa.

Según explicó el especialista en toxicología Sergio Saracco, se deben diferenciar las sustancias psicoactivas del sistema nervioso central, de las represoras. El alcohol es una sustancia represora por lo que deprime los fenómenos inhibitorios, el comportamiento y la respuesta a estímulos.

"Así quedás deshinibido, sin freno", definió el médico en cuanto a los efectos del abuso de alcohol, es decir, el consumo excesivo permanente o en cortos periodos de tiempo como atracones.

Sergio Saracco.

También destacó: "Siempre es abuso cuando se trata del consumo de en niños, adolescentes menores de 18 años, embarazadas y madres lactantes porque los niños no pueden estar expuestos al alcohol".

En cuanto a estos fenómenos desinhibitorios, el doctor afirmó que los efectos dependen de la personalidad de cada uno, es decir, "si alguien tiende a tener sentimientos meláncolicos de seguro afloren los recuerdos, para quien es violento va a tener una reacción más violenta y agresiva".

El abuso del alcohol acentúa los rasgos de personalidad.

"El alcohol actúa en áreas de la motricidad, afecta al equilibrio, a la respuesta a los estímulos visuales o auditivos como frenar o evadir un obstáculo aún con bajas dosis", por lo que conducir en esos estados resulta muy peligroso.

Los fenómenos represores son más importantes con dosis* más elevadas, ya que modifica la conducta y las áreas de la memoria, esto puede generar más peleas, ya que no se valoran igual las respuestas a las agresiones y pueden ser excesivas. Aumenta el riesgo de mantener relaciones sexuales no seguras que desembocan en embarazos no deseados y contagio de enfermedades de transmisión sexual, porque se olvida el uso de las medidas de protección. Se pierde la condición de conciencia. El especialista confirmó que altas dosis pueden incluso producir un paro cardiorespiratorio.

Por este motivo, los efectos del alcohol deben comenzar a tratarse antes de empezar a tomar. Saracco recomienda tomar mucha agua o bebidas sin alcohol antes de cenar para saciar la sed y después acompañar la comida o el brindis con una copa de alcohol: "No debe superar los 30 gr de alcohol, 200 cm diarios de vino o 600 cm de cerveza (dos latas), 60 cm de algún destilado".

Entre las sustancias psicoactivas que suelen combinarse con el alcohol, las bebidas energizantes que producen efectos antagonizados que enmascaran los efectos de somnolencia del alcohol pero no modifica los comportamientos y reflejos. Es decir, que en lugar de decidir no conducir o disminuir la velocidad, "me voy a subir estimulado al auto sintiéndome un campeón", explicó el doctor. Así como aumenta el riesgo de peleas porque al estar más estimulado y desinhibido.

El alcohol deshidrata y baja la presión y hace dar más calor todavía. Por esto también es importante tomar líquidos fríos sin alcohol antes de comenzar el consumo de alcohol.

(*) Las dosis se miden en proporción al peso, el sexo y la tolerancia.