Cristina pidió dos lugares “entrables” en la lista del PJ mendocino - Mendoza Post
Miércoles 20 May 2015
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

La reunión fue amable y salieron todos contentos de la Jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación, anoche. Allí estaban a la hora del atardecer porteño un grupo de ministros-delegados de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y una misión mendocina encabezada por el candidato a gobernador Adolfo Bermejo, el gobernador actual Francisco “Paco” Pérez (con la extraña potestad de representar a la vez a Rubén Miranda (a) "El enojado" en ese cónclave) y los hermanos Omar y Emir Félix. También estaban los diputados nacionales mendocinos (y de Cristina) Anabel Fernández Sagasti y Guillermo Carmona. La idea del cónclave era ir limando diferencias y achicando distancias para armar las listas nacionales del Frente Para la Victoria, que deben cerrarse apenas ocho horas antes de que en Mendoza comiencen las elecciones de gobernador. Así es que no se puede andar jugando a hacer las listas con la chapa puesta.

Del otro lado del escritorio, cumpliendo Funciones Encargadas por la Presidenta de la Nación, estaban el jefe de gabinete Aníbal Fernández, El Camporista 2 Andrés “Cuervo” Larroque, el reemplazante del “Chueco” Mazzón en la Casa Rosada y Camporista 3 de la primera hora “Wado” de Pedro (se levantó una vez a hablar con la presidenta y volvió), y el Secretario Legal y Técnico Carlos Zannini. Y el mensaje de Cristina allí fue claro: quiere dos lugares “entrables” al Congreso, en la lista del Frente Para la Victoria de Mendoza. Uno será para la diputada nacional Anabel Fernández Sagasti y el otro para Guillermo Carmona, ambos piezas clave en el armado kirchnerista. Sobre todo la rubia diputada nacional, que preside la comisión de Juicio Político, absolutamente estratégica para el control de los jueces y la supervivencia del cristinismo puro. También tiene a su cargo la de Legislación General y además es vicepresidente de una comisión bicameral de monitoreo e implementación del nuevo Código Procesal Penal.

El famoso acuerdo del Intercontinental, el día que anunciaron la fórmula Bermejo-Martínez Palau.

Nadie puede engañar a las matemáticas. Los lugares “entrables” en las elecciones generales de cargos nacionales (presidente y legisladores nacionales) son tres: un senador nacional y dos diputados nacionales. Para que la ecuación sea diferente y los “entrables” sean cuatro o cinco, el PJ debería ganar las elecciones en Mendoza el próximo mes de octubre. Es decir, en el cuerpo de la boleta a senador nacional deben obtener más votos que el Frente Cambia Mendoza, que será liderada casi con seguridad por Julio Cobos, de quien ya sabemos cómo rinde en las elecciones legislativas. De todos modos, se supone que ambas boletas serán arrastradas por la presidencial de Scioli o Randazzo, en un caso, y de Macri o Ernesto Sanz, en el otro.

El asunto es que para esas únicas tres bancas súper seguras que entran sí o sí (ganando o perdiendo) hay cinco postulantes, y nadie piensa que se las irán a repartir a “Tiempo compartido” como prometió el FIT que haría en la mitad de los mandatos. Los aspirantes son el gobernador Pérez, el director de YPF por Mendoza Omar Félix, y el intendente de Las Heras Rubén Miranda. De ellos tres, solo uno puede ser reina de la primavera, para ir primero o segundo acompañando a los kirchneristas. 

La única forma de que entren todos es que el PJ gane en octubre, y se lleven 2 senadores nacionales, 3 diputados , y el representante de Mendoza al Parlasur. 

Anabel es la única, entre quienes estuvieron en la reunión, que habla casi a diario con Cristina.

Sin embargo, las cuentas políticas se sacan con la hipótesis de “mínima”. La presidenta deberá disponer para sí del primer senador nacional y el segundo diputado, o de las dos cabezas de lista. En ese esquema, casi con seguridad Carmona iría a la Cámara Alta y Fernández Sagasti seguirá en Diputados, donde el kirchnerismo la necesita.

Con este pedido del que Aníbal Fernández fue la voz cantante, lo que hizo ahora Cristina fue pasarle el problema al PJ. ¿Quién se aplica el “baño de humildad” y se baja? ¿Quién acepta ir detrás de Anabel y Carmona? ¿Quién arriesgar el Parlasur, y tal vez quedarse con las manos vacías?

Un acuerdo sí hubo: habrá una “lista de unidad”. Y una certeza: el famoso acuerdo del Intercontinental, donde todos se apuraron a anunciar las candidaturas de Pérez y Miranda al Congreso de la Nación, está caído.

Carmona iría al Senado. Banca segura.

Pérez, a su regreso a la provincia, hizo algunas declaraciones a Canal 9. “Yo representé a Rubén Miranda. Estuvimos esta mañana reunidos” dijo cuando le hicieron notar el enojo del cacique lasherino por no haber sido invitado a la reunión.

El gobernador también mostró su alegría por cómo se desarrollaron las conversaciones. “Fue muy buena reunión. Muy positiva. Estamos con diálogo, mirando para adelante… Hacia atrás borrón y cuenta nueva. Vamos hacia adelante, trabajemos todos juntos que es lo que se necesita hoy” dijo. Estaba contento Pérez.

Él sabrá...