Post: Mendoza PostSábado 1 Dic 2018 10 días atrás

En medio de la guerra comercial que enfrenta a Estados Unidos y China, los mandatarios Donald Trump y Xi Jinping se reunirán hoy tras el cierre de la cumbre del G20 en la que será la cita política y económica más importante de este fin de semana largo en Buenos Aires.

A mediados de este año, Trump decidió imponer aranceles a un amplio espectro de exportaciones chinas, que luego fue expandiendo de manera gradual. China respondió con medidas recíprocas cada vez y, pronto, gobernantes, inversiones internacionales y empresarios advirtieron sobre una guerra comercial con implicancias mundiales.

Por eso, los dos mandatarios decidieron reunirse a solas al margen de la cumbre del G20 y dieron la orden a funcionarios y enviados de ambos países de negociar frenéticamente para achicar las diferencias y llegar a un acuerdo que ponga fin a la escalada arancelaria.

"El consenso aumenta constantemente", aseguró hoy en conferencia de prensa Wang Xiaolong, director general del departamento de asuntos económicos internacionales de la Cancillería china, en un intento por mostrarse optimista a sólo horas del encuentro.

El gobierno estadounidense, en cambio, no dudó en echar nafta hoy al clima de incertidumbre y tensión.

Tras la reunión bilateral entre el presidente argentino y anfitrión de la cumbre, Mauricio Macri y Trump, la Casa Blanca emitió un comunicado en el que celebró que ambos mandatarios "reiteraron su compromiso para enfrentar los desafíos regionales como Venezuela y la actividad económica depredadora china".

El tono del texto sorprendió en momentos en que todos los participantes de la cumbre, especialmente Macri, intentan distender el tono crispado y abrir un diálogo.

Por eso, el canciller argentino, Jorge Faurie, salió a suavizar el comunicado estadounidense: "No creo que haya habido una referencia en esos términos", aseguró ante un grupo de periodistas y evitó opinar sobre la guerra comercial que enfrenta a China y Estados Unidos.

Aún es muy temprano para saber si Trump, Xi y el resto de los líderes del G20 llegarán a un consenso sobre el documento final, en especial en lo referente a la defensa del libre comercio, los pedidos de reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y la lucha contra el cambio climático.

Pero la negociación que más desvela al poder económico mundial por estas horas es si los presidentes de Estados Unidos y China podrán acercar posiciones y llegar a un acuerdo que ponga fin a la guerra de aranceles que ya comenzó a afectar a la industria china y a inversiones norteamericanos.