Lucía Pérez: un fallo machista dejó impune el femicidio - Mendoza Post
Sábado 1 Dic 2018Sábado, 01/12/18 atrás
porAna Paula Negri
Periodista

La noticia más resonante de toda la semana ha sido sin dudas la absolución de los acusados por el femicidio de Lucía Pérez este lunes 26 de noviembre cuando en Mendoza y otras partes del país marchamos en conmemoración por el Día de la no violencia hacia la mujer.

El fallo provocó un repudio generalizado por los argumentos que los jueces expusieron, especialmente la del juez Aldo Daniel Carnevale quien firma en primera instancia el documento que presentó el Tribunal Oral Criminal n°1 de Mar del Plata que se completa con los magistrados Pablo Viñas y Facundo Gómez Urso.

Pablo Viñas, Facundo Gómez Urso y Aldo Carnevale

Las abogadas mendocinas Eleonora Lamm y Mariana Hellin se pronunciaron al respecto. Hellin, quien es experta en derecho penal, advirtió en diálogo con el Post: "El voto preopinante -el del Juez Carnevale- descarga constantes prejuicios y valoraciones sexistas sobre la víctima".

"Carnevale por momentos parece escribir como defensor más que como juez. Tomó en cuenta, por ejemplo, que Farías le dijo a Lucía 'que tengas lindo día' y que compró Cindor y facturas... esos no pueden ser parámetros para descartar un abuso sexual", explicó.

"Valoró también que Lucía no era una chica sumisa y que había tenido otras relaciones sexuales consentidas. Dos cosas acá, por un lado, se expuso toda la vida sexual de la víctima. Por otro lado, implica afirmar que, si una mujer no es sumisa y tiene relaciones sexuales con consentimiento, entonces nunca podrá ser víctima de violación porque siempre sus relaciones serán consentidas" destacó y agregó: "Con estos estándares probatorios no podría probarse ningún abuso sexual y mucho menos abusos sexuales intrafamiliares e incluso maritales".

Mariana Hellin

En cuanto a la falta de perspectiva de género en el documento presentado por los magistrados dijo: "Creo que hay que llamar a la reflexión a los tribunales para que cumplan con mandatos internacionales de valorar con perspectiva de género las pruebas que se rinden en las causas. De manera que, para valorar el consentimiento de una adolescente, en lugar de bucear en su vida sexual, debería ponerse el acento en la asimetría que seguramente implica la relación con dos hombres mayores que ella y mayores de edad, que venden drogas en la puerta de su escuela".

Incluso, la experta afirmó que "si con estándares correctos no entendieran probado el hecho, pues entonces será correcto no condenar. En un Estado de Derecho no es válido un punitivismo que deje de lado las garantías procesales. Sin embargo, como el proceso penal no sólo tiene que proteger las garantías de los imputados sino también los derechos de las víctimas, nunca, bajo ningún aspecto, ni siquiera si la solución correcta fuera la absolución, pueden traspasarse los límites del modo que lo hizo esta sentencia, llegando por momentos a parecerse a una ridiculización y a una burla hacia la víctima y su familia".

Por su parte, Lamm afirmó: "El fallo básicamente entendió que no podía haber femicidio sobre la base de las conductas personales de Lucía, sobre la base de que ella debió haber consentido por ser una persona que tenía prácticas sexuales, se la juzgó y cuestionó hasta qué punto podía ser una chica fácil".

Eleonora Lamm

La doctora además agregó la importancia del repudio general hacia esta sentencia y aseguró que por este mismo motivo "No sienta jurisprudencia" sin embargo, agregó: "lo triste es que no es un único fallo que sostiene esto sino que hay muchos en la justicia que se manejan con estos criterios" y afirmó que también hubo muchos comentarios a favor de los dichos de los jueces:  "de allí lo preocupante".

En términos generales: "Entendemos, además que la ley penal es una ley patriarcal y machista en la que los criterios están pensados desde varones aplicados con criterios androcéntricos entonces que imposibilita y dificulta mucho juzgar con perspectiva de género".

"Por este repudio generalizado podemos inspirar que los jueces y las juezas empiecen a entender que estos criterios no pueden seguir adoptándose para resolver una situación como la que se presentó en este caso ni ninguna otra parecida", continuó.

Guillermo Pérez y Marta Montero, padres de Lucía. 

"También es preocupante el mensaje que se genera a nivel social, este tipo de sentencia son disciplinamientos a nivel social como que las mujeres y las adolescentes necesitan tener un determinado comportamiento absolutamente machista y patriarcal para no terminar siendo culpables de su propia muerte, lo cual es tremendo, es preocupante, y por eso es indispensable no solo juzgar con perspectiva de género sino también el repudio generalizado para que no se instale culturalmente en nuestra sociedad si no al contrario, para que se empiece a deconstruir esto que culturalmente está bastante arraigado".