Sábado 24 Nov 2018Sábado, 24/11/18 atrás
porAna Paula Negri
Periodista

Este fin de semana se realizó en San Rafael el II Congreso Internacional de Partería Posmoderna con la participación de disertantes de la talla de la italiana Verena Schmid y la mexicana Naolí Vinaver quienes hablaron ante más de 170 mujeres.

Con una perspectiva humanista del trabajo de obstetras y parteras empíricas, el objetivo principal del encuentro es promover un modelo de atención basado en dos ejes fundamentales: la autonomía de la partera como profesional altamente capacitada para la asistencia del binomio madre-hijo/a; y las mujeres/familias como poseedoras del poder de decisión primario en el cuidado de su salud a través de información real que fortalezca dichas decisiones.

Asistieron al encuentro internacional, destacadas parteras de otras latitudes "dedicadas a la capacitación de profesionales, aportando actualizaciones, medicina basada en la evidencia y otros saberes tradicionales", explica la Lic. Silvia Corso, presidenta de la Asociación Argentina de Parteras Independientes (AAPI), entidad organizadora del evento.

Verena Schmid

Entre las destacas parteras que disertaron durante el Congreso se encuentran Naoli Vinaver quien es partera mexicana que combina la Partería tradicional mexicana con prácticas de partería contemporánea. Con profundo respeto a la fisiología del parto natural, Naoli ha atendido más de 1500 partos domiciliares en México y Brasil. Conferencista y educadora apasionada, ha ofrecido centenas de cursos y seminarios en más de 40 países alrededor del mundo.

Al llegar a San Rafael, Vinaver aseguró: "Este proceso para que las mujeres podamos parir con dignidad y con nuestra propia fuerza parece muy amenazador al sistema patriarcal" y agregó: "Entonces todas las parteras y doulas que están aquí, las mujeres que somos parte de este movimiento de conquista hacia ese espacio de la mujer junto con nuestros compañeros, junto con nuestros hijos, es un camino que considero glorioso".

Con un discurso por demás motivador, la referente indicó: "Cada día que ponemos energía en esa dirección, que podemos hacer una colaboración con otras mujeres en muchas ocasiones pero también hombres que se unen a este esfuerzo de recuperación y de conquista pues es un trabajo muy hermoso" y sumó: "Puede a veces dejarnos algo cansados porque es mucha energía, o desanimados porque parece que es nadar contra corriente pero en realidad estamos en un lugar muy bendecido porque es el lugar en que la naturaleza nos ha puesto".

Naoli Vinaver

Desde su perspectiva consideró: "Yo considero profesional a todo el mundo, toda persona que se dedica a algo el suficiente tiempo con la suficiente energía se vuelve profesional y cuando acompaño a las mujeres embarazadas, lo primero que les digo es "tú eres la embarazada profesional y tú eres la mejor persona en saber lo que tú necesitas y yo estoy aquí para acompañarte y darte algunas lucecitas que tú quieras o que tú necesites pero es una colaboración entre profesionales en esta vida".

Por su parte, Verena Schmid, quien es partera independiente desde 1979, docente y escritora, promotora del parto natural, dialogó con el Post sobre su visita a Mendoza con ayuda de la partera Cecilia Thurin quien tradujo en tiempo real del italiano.

Post: ¿Te parece que hay un desconocimiento del propio cuerpo por parte de las mujeres en base a un sistema patriarcal hegemónico que lleva a que la mujer se sienta insegura durante el parto?

Verena Schmid

Verena: La mujer debe tener una motivación para buscar las herramientas porque si no yo no puedo dárselas. Lo que la mayoría de las veces paraliza la motivación es el miedo. El sistema médico patriarcal alimenta el miedo. Lo que pruebo decirle a las mujeres es que se informen, que no vayan por la ruta marcada, buscar las diferentes oportunidades, y sentir que sienten las diferentes situaciones, ese es el primer paso. Otro punto importante es que es tarde en el momento del parto, hay que empezar a acompañarla en el embarazo para asegurarse la asistencia y buscar lo que más se adapta a las necesidades de cada mujer.

P: Si una mujer asiste a un médico tradicional probablemente no encuentre alguien que le diga que tiene otras opciones.

V: Es claro que si vas a una institución grande de casualidad podes encontrar a alguien que te acompañe o la mujer es muy fuerte en su cuerpo, en sus convicciones, y encuentra una persona que la sostiene similar a ella y la acompaña en el curso de la maternidad.

P: ¿La persecución que sufren las parteras independientes por los partos en domicilio hace que las mujeres piensen que es inseguro?

V: Se puede decir que es seguro, incluso hay muchas evidencias científicas que demuestran que es más seguro que el hospital, pero ese no es el problema. El problema es que el parto en casa o las casas de partos presenta un paradigma femenino y el modelo patriarcal desacredita el paradigma femenino y mantiene el miedo diciendo que no es seguro porque es una cuestión de conveniencia. Por eso hay que crear una cultura que valorice lo femenino, generalmente hace que las mujeres tengan menos miedo.

P: Este año se debatió en el Congreso la legalización del aborto y quisiera saber qué significa ser un cuerpo no tutoreado y cómo podemos ser más independientes, qué opinás sobre la legalización del aborto.

V: El concepto cultural es que un ser humano no puede venir al mundo sin una madre, si una madre no se puede abrir a tener un bebé, muchas veces por un motivo social, el bebé no puede venir a este mundo. Por eso la atención hay que ponerla en la madre, protegerla y curarla, de modo que pueda decidir cuándo están listas para tener un hijo. Este es problema que no resguarda a la mujer sino a la humanidad y la humanidad nace de las mujeres. La atención tiene que estar en la mujer en todos sus cuidados para que ella decida cuándo. Donde el aborto es legal, las tasas de abortos disminuyen.

P: ¿Qué importancia tiene este Congreso y la reunión de parteras en distintas ocasiones?

V: Motivar y dar fuerza a las mujeres que están acá, porque la mayoría de las veces están solas y con poco sostén. Tiene una función de sostén y cultural que estemos acá.