No hay lugar para Macri y Massa en la provincia de Buenos Aires - Mendoza Post
Jueves 14 May 2015
porWalter Schmidt (*)

No hay lugar para Mauricio Macri (PRO) y Sergio Massa (Frente Renovador) en la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito del país que representa, en una elección presidencial, cerca del 40 por ciento de los votos.

La teoría en territorio bonaerense de los "tres tercios", habida cuenta la paridad con la que arrancaron Daniel Scioli, Mauricio Macri y Sergio Massa, comenzó a alterarse como consecuencia de la crisis interna que afectó en las últimas semanas al Frente Renovador.

La ida de Darío Giustozzi y Jesús Cariglino encendió una luz roja de alerta en las filas de ex intendente de Tigre: la martingala massista de apostar "todo a la provincia de Buenos Aires" comenzó a mostrar grietas.

Con Cariglino y Giustozzi se fueron también legisladores provinciales, concejales y dirigentes de los municipios de Malvinas Argentinas y Almirante Brown, pertenecientes a las primera y tercera sección electoral.

El traspié de Massa -de ninguna manera definitivo- podría afectar, entonces, a su principal candidato a la gobernación, Francisco de Narváez, en una elección provincial que se presenta, a diferencia de otras oportunidades, con los postulantes presidenciables traccionando votos para su aspirantes al Ejecutivo de La Plata.

Con un Frente para la Victoria consolidado y confiado a partir del crecimiento de la imagen presidencial y del principal candidato, Daniel Scioli, de mantenerse los niveles de intención de voto a nivel nacional y bonaerense, el massismo y el macrismo no tendrán mas remedio que eliminarse entre ellos.

La propuesta de De Narváez de "una gran interna opositora" en la provincia, tiene la misma perspectiva que cuando la promovió Massa, a nivel presidencial.

Resulta casi imposible que Macri admita un acuerdo de igual a igual con Massa. Distintos es si Massa se baja de su postulación para ir como gobernador o si De Narváez concluye que con el tigrense no le alcanza para llegar al sillón de Dardo Rocha y, pragmático, logra volver a un acuerdo con Macri, con quien por ahora se mantiene distanciado.

Signos de estos días, la mayor preocupación del oficialismo es reducir a dos o tres fórmulas las que llevará a la PASO en la provincia, tal como lo pidió la propia Cristina Kirchner.

A la precandidatura de Aníbal Fernández se sumarían la fórmula Domínguez-Mussi o Mussi-Domínguez y una tercera que podría estar integrada por Martín Sabbatella-Fernando "Chino" Navarro. 

El resto, quedaría afuera aunque hay chances de que Sergio Berni o algún integrante de La Cámpora secunden a Aníbal Fernández.

Por el lado del sciolismo, sostienen que Cristina Alvarez Rodríguez nunca se autoproclamó para la gobernación, por lo que difícilmente vaya a bajarse; Gabriel Mariotto siempre dijo que su postulación estaba en "espera"; en tanto Santiago Montoya también daría un paso al costado.

(*) Especial para Mendoza Post

��� {�:74C