Las cifras: Así creció la inseguridad en el Gran Mendoza - Mendoza Post
Por: Mendoza PostJueves 14 May 2015

Las cifras oficiales de delitos denunciados en el Gran Mendoza desde el primer trimestre de 2011 –último año de Celso Jaque- hasta hoy, han ido creciendo a un ritmo que debe preocupar, y mucho, a aquellos que pulsean por gobernar la provincia. No es de extrañar que en cualquier encuesta la seguridad aparezca como primera demanda social, sobre todo cuando hay modalidades de delitos –el robo agravado, por ejemplo- que han crecido un 49 por ciento midiendo de punta a punta y de enero a abril de este año, respecto del primer cuatrimestre de 2011. Y un 35,8 por ciento si se toma año completo de enero a diciembre, 2014 respecto de 2011.

Los robos agravados no son todos a punta de pistola. La ley admite varios tipos: si son más de tres personas, si es con “escalamiento”, o con rotura o daño contra las propiedades, también es robo agravado. Lo mismo si se produce con el uso de armas, o con daños hacia las personas. De todos modos, este tipo de delitos no ha parado de crecer de modo sostenido desde 2011, en el conglomerado urbano que integran Capital, Godoy Cruz, Las Heras, Guaymallén, Lavalle, Luján y Maipú.

Las policías municipales, en este caso de Capital. Habrá en otros departamentos.

Las estadísticas oficiales se pueden consultar en la página del Ministerio Público Fiscal de la provincia y están a disposición de todo el mundo. No obstante, la lectura de estos números admite particularidades. “Es cierto que el robo agravado crece sobre todo en la primera circunscripción, donde la gente se anima a denunciar más. Pero tenemos menos muertes por inseguridad, o por robos o como consecuencia de ellos, que la media nacional” dice una fuente oficial. Es cierto. Del cien por ciento de homicidios que se producen en el país, alrededor de un 25 % es consecuencia de un delito, y en Mendoza esa cifra no llegaría al 10 % según fuentes del Ministerio de Seguridad. Las otras muertes son igual de preocupantes. Sólo un porcentaje es por violencia doméstica, social, de género. El resto, los famosos "ajustes de cuentas" esconden duros enfrentamientos entre bandas por el control del territorio, por drogas, por negocios, o por el botín de algún robo. Esas muertes también vienen de hechos de inseguridad.

Igual, el crecimiento del robo agravado (“el pájaro carpintero que nos picotea en las pelotas”, dijo un funcionario) es fuerte: 49 % midiendo primer cuatrimestre de 2015 contra primero de 2011 y desde el año pasado, 35,8 %. Sucede que este tipo de delitos ha dado un salto este año, luego de un 2013 y 2014 relativamente estables, de acuerdo a lo que marca este cuadro.

5.446 robos agravados en el primer cuatrimestre contra 4.883 el año pasado y 3.641 en 2011. 

En el mismo período la población mendocina no ha aumentado un 6 %, y la cantidad de policías, un 12 % aproximadamente, aunque hay que decir que la proporción de policías por habitante de Mendoza es de las más altas del mundo: 9.500 uniformados para todo el territorio, a una proporción de 198 habitantes para cada policía, en un promedio nacional que igual es alto y está entre los más altos del mundo, de acuerdo a este mapa publicado tiempo atrás por Infobae. En rojo oscuro, los países con más policía por habitante del mundo:

La conclusión es que la inseguridad crece, aunque es posible –como dicen en el gobierno- que si bien hay muchos más robos, habrían bajado las muertes por los robos violentos. Puede que tengan razón. En el primer cuatrimestre de este año hubo un total de 44 homicidios, contra 62 el año pasado en el mismo período. Menos amable es la comparación anual de 2014 con 2011. 137 muertes provocadas por otra persona, contra 102. (Ver cuadro)

Los robos y hurtos simples tienen tendencia declinante respecto del año pasado, pero son más que en 2011. Lo mismo en las comparaciones de año completo. (Ver aquí la estadística completa del ministerio público fiscal)

Las violaciones, un delito terrible, reflejan -posiblemente- que se denuncian más hechos. Hubo en 2014 el doble de ataques sexuales con penetración, que en 2011, y en la comparación del primer cuatrimestre de este año con aquel año, el último de Celso Jaque, crecieron 54,8 %. Aunque hubo en este primer cuatrimestre menos que en el primero del año pasado.

Conclusiones

Mendoza tiene una proporción de policías por habitante que es de las mayores del mundo. Pero los delitos han ido creciendo más que la población en escalas que preocupan. ¿Qué falta? ¿Prevención ¿represión? ¿Disuasión? ¿Fallos represivos de la Justicia? ¿Educación? ¿Inclusión? De todo eso falta bastante, pero también planificación e Inteligencia Criminal. 

Policíaas ingresan en un barrio.

“Pongamos un ejemplo… El Morocha cometía de tres a cuatro robos con arma por día. Es robo agravado. Si vos agarrás a un chico como él y lo apresás y lo juzgás, bajás la estadística delictiva en 120 robos agravados al mes siguiente. Que nadie se ofenda y no se enojen los Derechos Humanos… Pero cuando tenés un caso así, y hay muchísimos en Mendoza, hay que esperar que lleguen a los 18 años y seguirlos una semana… en algo, seguro los vas a enganchar”. El textual pertenece a un fiscal con muchísimos años de experiencia.

Por lo pronto, los candidatos a la gobernación deben preocuparse, porque las cifras van en aumento, a pesar de la gran “institucionalidad” que tiene la seguridad en Mendoza: Rango de ministerio, comisión bicameral, inspecciones de justicia y de seguridad, y varios departamentos más, más los propios de la Policía, la Justicia, y los ministerios públicos. Y los municipios. Por lo que se ve en las cifras, con todo eso no alcanza. Porque la cantidad de delitos sigue subiendo.