Fayt, el árbol que no deja ver el bosque de la Corte Suprema - Mendoza Post
Miércoles 13 May 2015
porCynthia García
Periodista

 El jurista Beinusz Szmukler, presidente consultivo de la Asociación Americana de Juristas, dialogó con el Post para ahondar en el estado de la Corte. En su visión, el tema no pasa por Fayt, su edad, o el número de miembros: “Los arbolitos nos están tapando el bosque, tenemos que ver el fondo. Me parece que la discusión central no es sobre la capacidad del Dr. Fayt para seguir en la Corte, porque eso se podría plantear si hubiera una cuestión en la que su voto fuera decisivo. Pero además me parece relativamente secundario; en primer lugar tenemos que ver cómo la Corte está cumpliendo sus funciones esenciales”.

-El control de constitucionalidad...

-Claro. Establecer cuál es la validez constitucional de determinadas normas y pronunciarse sobre temas centrales que hacen a la política económica, social de este país. El problema es que la composición actual no es la ideal, porque está funcionando con menos miembros que los que establece la Constitución y me parece que acá hay algunas cuestiones centrales: ¿cuál es la función que tiene la Corte? Y, en general, la función del Poder Judicial.

 Beinusz Szmukler.

-Sin embargo hoy parecería actuar como un contra-poder.

-Si esta idea que se viene instalando, y la acaba de anunciar hace unos días el Dr. Ricardo Lorenzetti, de que “la Corte es la expresión de un poder contra mayoritario y que es el que controla a los demás poderes de la Nación”, es una idea profundamente reaccionaria, y que viene de los albores de la Constitución de Estados Unidos. ¿Qué quiere decir “poder contra mayoritario”? Quiere decir que hay que cuidar a las minorías y la historia de nuestro país marca que, en términos generales, el Poder Judicial había cumplido la función de, efectivamente, beneficiar a las minorías y de perjudicar a las mayorías. Hubo un cambio en estos últimos años con esta Corte, por eso yo la he valorado como, quizás, la mejor de la historia argentina, en el sentido de que contribuyó en varios aspectos a convalidar una política de ampliación de derechos. Pero al mismo tiempo hay que decir que cuando se trató la Ley de Medios, ahí la verdad que la Corte... No voy a juzgar la actitud de cada uno de los ministros ni mucho menos, pero se demoró tres años en declarar la constitucionalidad de la Ley de Medios cuando era una cuestión de puro derecho. Es evidente que el peso de las presiones del poder económico y de los dueños de los medios de comunicación hegemónicos jugaron un enorme papel en esto, y la trabaron... De alguna manera, el Poder Judicial sigue trabando la efectiva y concreta instalación de lo que dispone la ley.

-¿Y qué pasó con esa “mejor Corte del mundo” que usted planteaba?

-Dije que, efectivamente, durante un buen período de tiempo se destacó la Corte por eso. ¿Qué pasó? No sé, no estoy en condiciones de hacer ninguna afirmación que pueda sustentar sobre cuáles fueron las causas que dieron paso a las presiones de medios de comunicación, poderes económicos, eclesiásticos, y cómo pesaron sobre la Corte.

Lorenzetti, presidente de la Corte. 

-Luego de la salida del Dr. Eugenio Raúl Zaffaroni, ¿Lorenzetti es permeable a las presiones?

-No, tampoco estoy en condiciones afirmar eso. Me parece que la salida de Zaffaroni implicó un déficit importante para la Corte, pero no solo por el número sino porque era una voz claramente diferenciada. Entonces, por ejemplo, la demora de tres años sobre la constitucionalidad de la Ley de Medios se debió a que hubo negociaciones de distintos miembros para llegar a una solución como a la que se llegó, pero tenemos que ver esto del “poder contra mayoritario”, yo creo que hay que instalar esta discusión en la sociedad porque la Corte Suprema, que no es elegida por el pueblo, resulta es la que define si se el Poder Legislativo y el Ejecutivo están actuando bien.

"Tenemos que ver cómo la Corte está cumpliendo sus funciones esenciales"

-Si favorece a una minoría poderosa...

-Estamos ante ese riesgo si se sigue instalando esta idea. Otra cuestión: no es tan significativo el evidente mal manejo que se ha hecho con el tema de las firmas, etc, etc. Si los otros tres miembros que hay están de acuerdo, el voto de Fayt no es decisivo. Ahora, ¿por qué no se habla del tema de la presidencia de la Corte, que es tan importante? Porque el presidente no solo dirige los debates, sino que también fija la agenda.

-No es tanto Fayt como Lorenzetti.

-No es una cuestión de la personalidad de Lorenzetti. Los otros miembros, el Dr. Juan Carlos Maqueda, la Dra. Elena Highton de Nolasco no son gente incapaz ni mucho menos... Entonces, si el Dr. Lorenzetti es el presidente que ellos convalidan, va más allá de Lorenzetti.

 "Eso del avance sobre la Justicia es una absurdo".

-Y convalidan esa agenda, además.

-Convalidan agenda, y en la distribución de funciones, el presidente tiene esa facultad. Podrían cambiarlo, pero se generaría una crisis. Yo creo que ahora estamos en una crisis y, como dicen los chinos, una crisis también es una oportunidad. Una oportunidad de discutir estos temas pero plantear el manejo de los recursos del Poder Judicial, porque acá hay una clara violación constitucional en el manejo de los recursos: el articulo 114 de la Constitución establece que esos recursos, lo que le asigna el presupuesto, lo administra y lo ejecuta el Consejo de la Magistratura; y cuando se discutió la reforma del Poder Judicial, hace más de dos años, una de las cuestiones fue justamente el manejo de los recursos y el Congreso concedió que los administre la Corte. Esto es una clara violación constitucional. El presidente de la Corte define si le da un secretario más, un empleado más a un juez, y es un elemento importante para el funcionamiento del Poder Judicial. Eso implica de alguna manera tener una influencia en la voluntad de los jueces...

"Nosotros venimos de crisis en crisis, primero iba a ser la económica, luego la crisis a través del Poder Judicial con el tema de Nisman... "

-Eso es discrecional...

-Lo maneja la presidencia de la Corte. Eso como la asignación de vehículos para los jueces, hay muchos aspectos que hacen a esto y que determinan que haya favorecidos o desfavorecidos e influye en las políticas y en los resultados del funcionamiento eficaz del Poder Judicial.

-Si lo manejara el Consejo de la Magistratura sería mejor...

-Acá hay un problema: la Constitución dice que eso lo tiene que manejar el Consejo de la Magistratura, que lo que maneja la Corte es a su propio personal y a su propio presupuesto. Además hay fondos extra presupuestarios que maneja la Corte, que provienen de las tasas judiciales. Por ejemplo, para poner un recurso de queja se paga 15 mil pesos y eso lo maneja la Corte, y yo no digo que haya algún delito en el manejo, hay un control establecido en un convenio entre la Corte y la Auditoria General de la Nación, pero lo que controla la Auditoria es que no haya un manejo irregular de los fondos, pero no la decisión política de adónde van.

-¿Hay una cuestión política?

-También hay otros aspectos fundamentales en los que a uno le cuesta dar una opinión porque no tenemos los elementos, porque detrás de todo esto hay una cuestión política que yo no estoy en condiciones de determinar... Por ejemplo, no se entiende la reelección del Dr. Lorenzetti ocho meses antes de la fecha. ¿Por qué? Suponiendo que hay una ampliación de los miembros de la Corte, que a mi modo de ver sería deseable, y se quiere cubrir el Dr. Lorenzetti con una elección anticipada; si se cambia la mayoría es una reglamentación de la Corte, si entran nuevos miembros se reúnen y dicen “vamos a cambiar esta norma y elegimos de nuevo” y ¿qué va a hacer Lorenzetti, se va a atrincherar en su despacho? Esto no puede ser una cuestión meramente secundaria, se está ocultando algo.

-¿Puede avizorar qué?

-La verdad que aun no tengo los elementos. El Dr. Lorenzetti no va cometer la tontería de hacerse reelegir sabiendo que si cambian las condiciones internas de la Corte, no le sirven para nada. Hay algo más y se está generando una crisis muy delicada. Nosotros venimos de crisis en crisis, primero iba a ser la económica, luego la crisis a través del Poder Judicial con el tema de Nisman...

-Los medios opositores hablan de un “avance sobre la Justicia”.

-Yo creo que por eso hay que empezar a ver más el fondo y no seguir entreteniéndonos con la cuestión del Dr. Fayt. Eso del “avance” es una absurdo y ¿sabe por qué? El propio Dr. Lorenzetti le dijo a Adrián Ventura hace 15 días en un reportaje que salió en La Nación que el tema del ingreso a decidir en la Corte de los conjueces que se habían designado no iban a entrar nunca a decidir nada, salvo que fuera un tema de sueldos de los jueces, o alguna cosa de este tipo porque si hay una vacante la cubren los presidentes de las cámaras federales. Sin embargo, La Nación sigue insistiendo en que el tema de los conjueces era vital y eso no es cierto.

Podría ser un recuadro:

La Corte Suprema pidió presupuesto para las subas salariales

Apenas una horas antes de que la Comisión de Juicio Político de Diputados se reuniera para pedir una “política de seguimiento” al juez Carlos Fayt por su estado de salud, la Corte Suprema solicitó formalmente al Poderl Ejecutivo autorice una modificación de las partidas presupuestarias para dar un aumento salarial del 10% para todos sus empleados.

Hace dos semanas, la presidenta Cristina Fernández había cuestionado al máximo tribunal por no proveer de recursos a los tribunales inferiores para luchar contra la droga: “En lugar de dar tantos discursos contra el narcotráfico, quienes tienen la máxima responsabilidad del Poder Judicial deberían dotar a todos nuestros juzgados federales, limítrofes, y también a los que luchan aquí, en San Martín, y en otras partes, de mayor cantidad de empleados, de mayor cantidad de recursos, de mayor cantidad de elementos para que puedan hacerlo eficazmente”.