Jueves 11 Oct 2018 8 días atrás
porAndrés Pujol
Periodista

Facundo Sebastianelli, el peluquero que fue escrachado por quemarle el cabello a una clienta y cobrarle $5.200, según mostró la mujer el ticket en las redes , decidió denunciarla ante el Inadi por agredirlo por su inclinación sexual. 

El estilistas también salió dar su versión de los hechos, en la cual todo sería "para obtener un lucro" de ella, según Sebastianelli.

Mediante un escrito entregado al POST, el estilista relató que todo arrancó el 25 de septiembre pasado cuando Pamela Ne concurrió a su local, ubicado en calle Rivadavia de Ciudad, para que le realizara un trabajo de tintura. "Ante eso, la mujer recibió un presupuesto el cual fue consentido por ella y entonces se le hizo un trabajo", explicó Sebastianelli.

Sin embargo, "a los tres días volvió diciendo que al haberse lavado no le agradaba el tono y por ello sin costo le hice una crema y se retiró conforme", según detalló el peluquero. 

La foto que compartió la cliente y generó repercusiones en las redes sociales.

"Recién a los diez días volvió a la peluquería, dirigiéndose hacia mi y mis empleados con fuertes amenazas y acusaciones referidas a que ellos le habían quemado el pelo. Dijo que me atacaría públicamente, que no me olvidaría de ella y que me iba a salir caro", continuó el especialista en tijeras.

Ante esto, Facundo Sebastianelli dijo que se sorprendió. En primer lugar porque no le "constaba si en el lapso que había pasado entre que ella había sido atendida en mi establecimiento y el día de su ataque, ella había ido a otra peluquería o se había tratado el cabello con otras tinturas o productos".

Siempre según la versión del coiffeur, a Pamela siempre le ofreció "diversos tratamientos para llegar al tono que le agradase. Pero ella siguió con amenazas hacia mi persona y también hacia mi inclinación sexual, ello motivó que tuviera que hacer una denuncia ante el Inadi".

Facundo la denunció porque le dijo "puto de mierda". 

La presentación ante el organismo contra la discriminación se debe, según Sebastianelli, a que la clienta le dijo "puto de mierda".  

Finalmente, el estilista manifestó que "evidentemente toda esta parodia ha sido muy bien armada persiguiendo obtener un lucro. Pero yo no me dejaré chantajear y por ello estoy armando con mis asesores legales una estrategia para limpiar mi buen nombre".