Jueves 11 Oct 2018Jueves, 11/10/18 atrás
porChristian Sanz
Secretario Gral. de Redacción

Uno quiere la absolución; el otro, pide ocho años de prisión. El hecho en investigación es el mismo, solo que es visto con diferentes cristales.

Se trata de la trama que reveló el Post a fines de enero, aquella postal de la desmesura y la vergüenza ajena: la imagen de Lucas Fernández, auxiliar judicial de Santa Rosa, abusando de una nena de 12 años en el Dique Carrizal. Ello mientras otra chica de la misma edad miraba la situación.

Este miércoles se esperaba que finalmente se dictara la sentencia por ese hecho, pero se ha decidido pasar a un cuarto intermedio, luego de que cada una de las partes planteara su postura personal.

Lucas Fernández jura que no abusó de la nena

Fernández no solo está acusado del abuso de marras, sino también de drogar a las dos niñas, justo antes de abusar a una de ellas.

Por ello, ante el Tribunal presidido por Viviana Morici e integrado por los abogados Eduardo Orozco y Victoria Franano, el fiscal que llevó adelante la investigación, Oscar Sívori, brindó un extenso alegato y pidió 8 años de prisión para el imputado.

Ver además: Lo encontraron abusando sexualmente de dos niñas en Rivadavia 

Luego, el abogado de este último, Juan Rosello, pidió su absolución lisa y llana, sobre la base de que el abuso nunca llegó a cometerse.

En ese marco el Tribunal deberá decidir el próximo viernes a partir de las 9 de la mañana cuál será el destino del imputado y dictar la sentencia.

El fiscal Sívori pidió 8 años de prisión para Fernández

"Es complicada la situación de Fernández, porque en su momento, en la Cámara Gesell, una de las menores admitió que hubo relaciones. Luego la chica abusada lo confirmó también", admitió uno de los investigadores al Post.

El mismo informante advirtió que el propio psicólogo de parte del acusado terminó complicándolo: "El vago es totalmente consciente de lo que estaba haciendo, es lo que da a entender el especialista. Y quedó claro que tiene características psicopáticas".

-El abogado de Fernández expuso al fiscal por sus supuestas declaraciones de que las chicas estaban inconscientes al momento del hecho.

-Hacés bien en decir "supuestas" declaraciones, porque nunca dijo eso el fiscal. Todo lo contrario. Lo que dijo es que estaban bajo los efectos de los narcóticos, lo que no les permitía entender los alcances de la propuesta sexual. No estaban inconscientes, estaban drogadas.

-Y alcoholizadas...

-No, al final se demostró que no. A Fernández le sale positivo el alcohol, la marihuana y la cocaína. Pero ellas solo cocaína y marihuana, cuando entran al hospital y se cree que estaban alcoholizadas, en realidad estaban drogadas.

Así es el escritorio del fiscal Sívori

-Otro de los planteos de la defensa es que Fernández pensó que las chicas eran mayores.

-Ninguna de las niñas pudo haber sido confundida con alguien mayor. Una tiene talle 10 y pesa 35 kilos. Parece más chica, no más grande.

Ayer mismo, este diario reveló lo que dicen los peritos en su informe respecto del imputado: "Puede ser narcisista positivo o negativo, en este caso es negativo. Es un riesgo para sí y para terceros. En la primera oportunidad reconoció que había tenido problemas con los estupefacientes pero que era un tema del pasado. Luego resulta que cambia de abogado y empieza a decir que es adicto. Se victimiza, hace creer que es un pobre chico víctima de la sociedad". 

No solo en la Cámara Gesell: a las médicas del Perrupato también les admitieron el abuso

Colofón

El viernes será el día clave, para saber qué suerte correrá Fernández. Puede terminar tras las rejas, o simplemente seguir libre.

Más allá de lo que suceda, será relevante seguir de cerca lo que ocurra con las dos nenas. ¿Quién las contiene hoy? ¿Hay otras niñas en la misma situación de vulnerabilidad? ¿A alguien le interesa acaso?

En breve consulta con el Post, el fiscal Sívori reconoció que recibió la orden de la Procuración para saber si están con tratamiento psicológico. No dio más detalles al respecto.

Nadie más lo hizo tampoco.