Jueves 11 Oct 2018Jueves, 11/10/18 atrás
porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

Marcos Niven es diputado provincial por el PD y el único ganso en las bancas. Además, es el presidente del Partido Demócrata.

Algo más, Niven tiene una finca en Junín y mientras revisaba su nueva plantación vid "angelota" le contó al Post sus nuevos proyectos para cortar con la eternización en los cargos electivos, en especial en las bancas legislativas.

Primer proyecto

"Propongo una sola reelección consecutiva tanto para diputados como senadores", resumió Niven.

Remarcó que se trata de seguir con la coherencia partidaria ya que en la Carta Orgánica del partido provincial que preside ya está definido este aspecto para los candidatos demócratas.

Niven se basa en la opinión de la constitucionalista Gabriela Ábalos quien asegura que este tipo de reformas se pueden realizar con mayoría especial de ambas cámaras.

Segundo proyecto

"Se trata de una enmienda al artículo 96 de la Constitución de Mendoza. Y en este caso impulso que sólo haya inmunidad para los legisladores mendocinos para dar la opinión en su banca, y la garantía de votar las leyes según su propio criterio", sintetizó Niven mientras caminaba por las hileras de sus viñedos.

Se trata de una iniciativa que puede ser más polémica que la primera ya que se quitan garantías constitucionales y puede contradecir a la Carta Magna nacional. "Es lo que nos pide la ciudadanía. Los fueros son privilegios que la gente no tolera", justificó el autor.

La historia del 198

Niven presentará estas leyes esta mañana a las 10, justo cuando ha cobrado fuerza una versión: Alfredo Cornejo planea promulgar la reforma constitucional al artículo 198 que limita a una reelección consecutiva de los intendentes.

Cornejo junto a Rodolfo Suárez, presidente del partido.

El dirigente ganso es el autor de esa enmienda que fue presentada en 1997 y recién en 2009 fue votada por la ciudadanía y nunca fue puesta en vigencia, por no haber logrado la mitad más uno de los votos de los empadronados según el criterio impuesto en un fallo de la Corte provincial. La famosa "Mayoría Kemelmajer".