Una mala señal que provoca miedo por el dólar y los precios - Mendoza Post
Martes 25 Sep 2018
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

Los argentinos nos acabamos de sorprender con la renuncia de Luis Caputo a la presidencia del BCRA luego de 100 días. Hasta los más desinformados pueden comprender que se trata de una mala noticia que genera inestabilidad. Porque detrás de su renuncia hay una pelea fuerte por el manejo de la política monetaria, y básicamente, por el dólar, el acuerdo con el FMI y la corrida cambiaria.

"Hay que prepararse para un dólar más alto en muy poco tiempo..." dijo a este periodista una fuente de la Casa Rosada con acceso a los despachos donde se cocina la política económica. "Habrá menos dólares para el mercado argentino..." especuló.

Caputo y Christine Lagarde.

De acuerdo a datos propios recogidos hasta ahora, Caputo se va por la pelea con Nicolás Dujovne, y con la tensión por el FMI por el "dólar controlado", después de la corrida que lo llevó en poco tiempo de 25 pesos a más de 40 pesos. 

Ahora, dejar un dólar libre en esta Argentina que hierve, podría ser la puerta misma del infierno. Pagarán -todos- fortunas por el dólar, descalabrando lo que queda de la economía.

Otra fuente con acceso a Mauricio Macri dice: "...estaba programado, desde aquel discurso de un minuto del presidente..." Según esta versión, habría sido Caputo el que empujó a Macri a aquel anuncio fallido de un segundo acuerdo con el fondo, que no estaba ni siquiera verde".

Un informante del "ala política" del gobierno nacional ratifica que Caputo "venía muy desgastado en la relación con Dujovne" y que "pudo haber incidencia del Fondo Monetario". La designación del asesor de Dujovne, Guido Sandleris, al frente del BCRA, ratificaría esta idea. "No querían que Caputo manejase el dinero del nuevo acuerdo con el fondo, y que se fuera por la fuga de capitales" explican. Pero el nuevo titular de la Autoridad Monetaria es un subalterno de Dujovne. De la autonomía del Central, bien... gracias. Otro día, preguntamos de nuevo.

Macri se "fumó" en tres meses a dos presidentes del BCR y pondrá a un tercero desconocido y sin peso político, ni en el mercado.

Los gestos son importantes. En el medio de la tormenta económica y financiera, el presidente del Banco Central de la República Argentina renunció luego de 100 días, con el presidente Macri en Nueva York tratando de convencer al mundo de que el país es confiable, que no caeremos en default y que habrá recuperación. Y en medio, además, de un paro nacional contra la política económica del gobierno.

Todo junto, representa una señal pésima. De improvisación, y de falta de rumbo.